L a empresa de Fuengirola Escobedo Mariscos Vivos inició su actividad en 2018. Esta firma mayorista realiza venta directa a través de su tienda online de marisco vivo con envío a toda España peninsular además de encargarse de realizar la depuración de gran parte del marisco que se pesca en la provincia de Málaga, principalmente chirla, coquina y concha fina.

«Estamos muy agradecidos. Para nosotros es muy importante este reconocimiento porque somos una empresa muy joven, empezamos en 2018 y este premio nos va a ayudar mucho a consolidarnos». Quien habla en estos términos es José Manuel Escobedo, CEO de la empresa fuengiroleña que, junto a su hermano Alejandro (director comercial) y otros siete trabajadores más entre los que se incluye una tercera hermana -Teresa- en labores de marketing, RRSS y al frente del único puesto de venta físico de la compañía en el mercado de la Divina Pastora de Marbella, forman la columna vertebral del que es considerado en la actualidad el primer vivero de marisco de la provincia.

«La depuración es un proceso que dura de media unas 24 horas que garantiza la seguridad alimentaria del producto -indica José Manuel Escobedo- Introducimos el marisco en agua de mar limpia para que eliminen patógenos y bacterias y se mantengan en las mejores condiciones para posteriormente ser envasado y enviado».

El proceso se inicia con la selección del producto procedente de la acuicultura y la pesca, manteniendo un estricto control en tallas mínimas y respetando los periodos de veda. Tras la depuración, el envasado se realiza a mano controlando la calidad y trazabilidad para finalmente ser distribuido por toda la geografía española. «Nuestra principal actividad es mayorista, vendemos a distribuidores y mercados centrales de la provincia y del resto de España», puntualiza el CEO de Escobedo Mariscos Vivos. Uno de los objetivos máximos de la firma fuengiroleña es trabajar productos locales como la coquina, «queremos proyectarla y darle la importancia que tiene y se merece», afirma Escobedo.

Los planes de futuro y expansión de la compañía pasan por la acuicultura, una de sus vocaciones, aunque en primera instancia está recuperar el pulso tras superar una temporada difícil marcada, cómo no, por la pandemia.

En Escobedo Mariscos Vivos realizan un estricto control de calidad durante todo el proceso, desde la recepción del marisco hasta su destino, manteniendo la cadena de frío, realizando muestreos y análisis de los parámetros físico-químicos y microbiológicos continuos de agua y de producto. Paralelamente, mantienen la trazabilidad de cada lote en todo momento gracias a la implantación de un Programa de Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos ( APPCC) que garantiza la seguridad de los procesos.