El Festival de Málaga apuesta fuerte por el color para dejar atrás los días grises de una pandemia terrible y cansina. 'Luz de Málaga' es el título de la obra con la que el diseñador venezolano Ramiro Guevara ha triunfado en el tradicional concurso de carteles con el que el certamen audiovisual elige su 'rostro' cada año. Un haz de luz y color, una proyección brillante y casi animada, presenta la vigésimo cuarta edición de la cita con el cine en español, que, avanzaron sus responsables, mantendrá la "prudencia" de la del año anterior, "priorizando lo estrictamente cinematográfico sobre los eventos sociales". Se celebrará del 4 al 13 de junio.

El cartel del Festival de Málaga de 2021

Asegura Juan Antonio Vigar, director del Festival, que la obra de Guevara quiere suponer "abrir una puerta a la ilusión y a la esperanza en la reactivación del sector" y que lleva a la práctica el axioma estético del certamen en estos asuntos: "El color es una actitud". Guevara despliega una paleta cromática amplia y variedad como representación de "la seña de identidad del certamen". "Quería una propuesta de color fuerte y con mucho impacto y representar cómo la luz de Málaga se está proyectando a todo el mundo, partiendo de un núcleo blanco y desplegando muchos colores, como un proyector de cine", explicó el diseñador en conexión telemática desde Miami, su lugar de residencia.

"Para nosotros es muy especial que sea la primera vez que el cartel sea obra de un autor latinoamericano. Con esto nos conectamos más estrechamente con el ámbito hispanoparlante más allá de España", aseguró Vigar. El 'jefe' del festival puntualizó, eso sí, que la elección de la obra del venezolano no responde a una decisión estratégica de intensificar estos vínculos sino que, simplemente, fue la pieza que "convenció unánimemente" al jurado (compuesto, entre otros, por expertos como José Lebrero, director del Museo Picasso Málaga, y José María Luna, director del Centre Pompidou Málaga, el Museo Ruso y la Fundación Picasso-Casa Natal).

Asistentes a la presentación del cartel.

El Festival de Málaga recibió en 2020 el aplauso y el respaldo del sector cultural nacional e internacional por su valentía y sensatez: la cita, que se reorganizó y rearmó tras suspenderse por la irrupción del coronavirus y terminó celebrando una edición siguiendo todos los protocolos higiénico-sanitarios, resultó la actividad cultural realizada en Andalucía mejor valorada por los panelistas del Observatorio Cultural de la Fundación Contemporánea; subiendo puestos en el ranking nacional, del 24 del 2019 al 11 del 2020. Este 2021 mantendrá las metas de "prudencia y amabilidad", adelantó Vigar: "La situación no es la misma que la del año pasado, pero queremos seguir siendo prudentes. Priorizaremos de nuevo el cine sobre lo social y sólo habrá citas de este tipo si los datos de contagios lo permiten", detalló. 

Además, el director del Festival avanzó que su equipo ya está trabajando en la convocatoria siguiente, la vigésimoquinta, "la de las bodas de plata, que seguro celebraremos en unas circunstancias mucho más favorables para la salud y la economía".

A la espera de ello, el certamen se congratula de momento con la incorporación de nuevos patrocinadores a su organigrama (Cervezas Victoria) y las mayores aportaciones económicas de instituciones y entidades colaboradoras, como la Diputación y el Gobierno de España (que ha pasado, en un solo año, de aportar 100.000 euros a, a partir de la próxima edición, 200.000). Pequeños ejemplos de que, a la vuelta de la pandemia y los días grises, nos espera la luz de Málaga.