Kiosco

La Opinión de Málaga

Premio Ricardo Franco

Sol Carnicero: la modestia de la primera directora de producción española

La asidua colaboradora de Luis García Berlanga, Josefina Molina, Pilar Miró y Cecilia Bartolomé recibió ayer el Premio Ricardo Franco del certamen, «una puesta en valor de un puesto tan bonito y tan difícil» en el que fue pionera absoluta

8

Sol Carniero, recogiendo emocionada su Premio Ricardo Franco, anoche en el Teatro Cervantes.

Es historia viva del cine español: más de medio siglo de carrera y un premio Goya. Marisol Carnicero Bartolomé (Burgos, 1950), más conocida como Sol Carnicero, fue en 1977 la primera mujer española en convertirse en directora de producción. Una pionera en lo suyo que, sin embargo, no recuerda las posibles dificultades, los obstáculos que tuvo que enfrentar: «Era muy joven y un poco inconsciente. Lo asumí porque me gustaba». Ayer recibió el Premio Ricardo Franco que reconoce los méritos en los oficios del cine.

Josefina Molina, Cecilia Bartolomé, Pilar Miró y otros tantos nombres, también masculinos, forman parte de la misma «generación insólita» a la que pertenece Carnicero, Marisol para sus amigos, quien ha reconocido que ellas, y ellos -cita a Berlanga, o Jaime Chávarri-, fueron una generación insólita por una razón muy simple: «Porque teníamos que serlo, porque teníamos que dar la cara, y decir: Aquí estamos, y es verdad que surgieron personas como Josefina, Pilar o Cecilia, que eran muy valientes, pero yo solo caí ahí».

En una rueda de prensa previa a la ceremonia de entrega del Premio Ricardo Franco, acompañada por el director del Festival de Cine de Málaga, Juan Antonio Vigar, y por muchos amigos que, como Fernando Méndez Leite, compartieron «pandilla» con la pionera española, la cineasta desveló que este año formaba parte del comité para elegir el premio Ricardo Franco 2022. No se esperaba que de allí saliera su nombre. Pero salió y... «Me cayó como un jarro de agua fría, tuve que pensármelo mucho, pero era un premio que ponía en valor este trabajo tan bonito y tan difícil, por eso lo acepto», recordó Carnicero, quien confiesa sentirse «lejos de los homenajes».

Dedicada al audiovisual desde 1968, su carrera empieza en Televisión Española de la mano de Óscar Banegas, Manuel Martín Ferrand, Alfredo Amestoy y Narciso «Chicho» Ibáñez Serrador. Con él, en 1974 se hace cargo de la dirección de la secretaría de programas y, a partir de ese momento se dedica fundamentalmente al cine.

«Con Chicho tuve el mejor banco de aprendizaje, estuve ocho años con él que dieron para mucho. Él se quedó haciendo otras cosas y yo me fui ladeando hacia la producción», en concreto, en las productoras de Alfredo Matas, donde empieza como auxiliar de producción.

«Nadie te enseña, pero vas aprendiendo», y así llego a la película de Cecilia Bartolomé Vamos, Bárbara. «En aquel momento, yo ya sabía lo que era ser un director de producción y amaba ese puesto, que a nadie le gusta porque es árido», explica.

¿Y qué es un director de producción? Es, dice, el que «trata de encarrilar ideas o fantasía de un grupo de personas que están por encima de la dirección y que son los que inician cualquier proyecto». «Somos los intermediarios entre los productores y los directores. Nuestra misión es encontrar el punto de encuentro entre lo que se quiere y lo que se puede hacer», abunda.

Y así, acabó siendo la primera mujer directora de producción en España, una de las manos derechas de Luis García Berlanga, quien debía poner orden en aquel caos valenciano que seguro eran aquellos rodajes. Aunque no siempre es lo que parece: de hecho, Carnicero suele asegurar que como todos los genios. Berlanga sabía lo que quería, lo explicaba bien y ponía a todos de acuerdo».

Sol Carnicero afirma que no ve diferencia en la mentalidad de los jóvenes de su época y los de ahora, «los jóvenes son jóvenes (...) Lo que ha cambiado es la tecnología y eso se va admitiendo como se ha hecho con los cambios a lo largo de la historia».

Reconoce no ser tan activista (como lo son Josefina o Cecilia, o lo fue Pilar): «Yo he trabajado muy bien con hombres y mujeres». No entiende el «sectarismo» porque cree que «puede llevar a lugares incómodos. Yo creo en la igualdad y como creo en la igualdad, soy feminista», zanja Carnicero.

En su filmografía se encuentran sus trabajos de producción en la imprescindible trilogía nacional de Berlanga -La escopeta nacional», Patrimonio nacional y Nacional III-, La vaquilla, o en las cintas de Pilar Miró Gary Cooper que estás en los cielos, Hablamos esta noche y El crimen de Cuenca. También ha trabajado con Vicente Aranda, Jaime Chávarri y Paco Arango.

Compartir el artículo

stats