Hay pocas cosas mejores en el mundo que escuchar a los Beatles. Puede que a la generación TikTok no le resulte nada atractiva la obra de un grupo formado hace mucho más de medio siglo por cuatro chicos enchaquetados que, además, lucían un corte de pelo a la taza hoy nada llamativo. Con suerte, algún alumno aventajado de Secundaria crea reconocer el nombre de John Lennon, aunque termine dudando sobre si se trata del pianista con gafas raras protagonista de la reciente película ‘Rocketman’. Es lo que tiene ser viejunos. John, Paul, George y Ringo ya no están de moda. McCartney y Starr tienen cuentas de Instagram con millones de seguidores, pero ni de lejos sus contenidos son virales. Pertenecen a otra época. A un tiempo en el que no existía el maldito auto-tune y en el que si querías ser músico tenías que valer para ello. Y mucho, porque, eso sí, la competencia era tan feroz como lo es hoy. Incluso para aquellos que no lo conozcan, el cuarteto de Liverpool no es una página más en la historia de la música: los Beatles cambiaron el mapa sonoro de todo el planeta en su escasa década de existencia (1960-1970).

Los Fab Four dejaron para la posteridad una docena de álbumes cuya vigencia e influencia no ha mermado con el tiempo. Es imposible no tenerlos en cuenta: su impacto fue ¬y sigue siendo¬ tal que incluso el trap y reguetón son ‘hijos’ suyos de alguna manera. Nadie que se dedique a la música o se confiese melómano puede ignorar sus canciones. Por esta razón, siempre motivo de regocijo la publicación de libros como ‘Los Beatles. Todos sus álbumes’ (Blume), en el que numerosas voces expertas analizan uno por uno todos los discos del conjunto. El exjefe de prensa de EMI Brian Southall, que trabajó con McCartney, Harrison y Starr tras la disolución del grupo, recopila aquí la memoria de todo un equipo de músicos, técnicos de sonido, fotógrafos y periodistas –entre ellos Chas Newby, el fugaz bajista de The Quarrymen, y Glies Martin, hijo del productor del grupo– que vivieron aquellos maravillosos años junto al grupo.

El resultado es un intenso y vivo relato de cómo se forjaron esos doce maravillosos discos. Desde ‘Please Please Me’ (1963) a ‘Let It Be’ (1970), el volumen analiza cómo fueron las grabaciones en el estudio y cómo los discos fueron acogidos tras su publicación. Estos testimonios se completan con declaraciones de los propios Beatles y otros tantos expertos, como el ingeniero de sonido Geoff Emerick, y algunas críticas aparecidas en la época. Una sustancial galería de fotos históricas a gran tamaño completa este maravilloso lanzamiento que pone en merecido valor el trabajo del mejor grupo de nuestra historia.

Los Beatles: todos sus álbumes

  • Brian Southall y vvaa
  • Editorial Blume
  • Precio: 35 euros