La bolsa de empleo por la que se regula la contratación de personal temporal del Servicio Andaluz de Salud (SAS) está sufriendo un retraso en la actualización de la puntuación del personal de algunas categorías al corte de 2020, entre ellas, Enfermería.

Esto quiere decir que las personas que incluyeron sus méritos académicos y laborales obtenidos hasta el 31 de octubre del año pasado -fecha en la que se establece el corte para que los aspirantes registren sus currículums- aún no han recibido la baremación de los tribunales en el caso de las personas admitidas. Se ha publicado el listado de admitidos pero aún no conocen la puntuación por la que se regirá el orden de contratación según los principios de mérito, capacidad e igualdad.

Esto se debe principalmente, según explica la Junta y algunos sindicatos pertenecientes a la Mesa Sectorial de Sanidad como UGT, a que los tribunales se encuentran enfrascados en la resolución de las oposiciones para acceder a una plaza fija, es decir, la Oferta Pública de Empleo en la que el SAS lanzó más de 4.300 plazas, de las que 3.510 son para el turno de acceso libre y 864 para promoción interna.

Entre los puestos ofertados se incluyeron 1.041 de enfermería, 963 de auxiliar de enfermería, 308 de administrativos, 324 de celador o 248 de médicos de Atención Primaria.

«Este año le han dado prioridad a las oposiciones y han empezado a baremar bolsas posteriormente a haber terminado de ver las oposiciones», explica la secretaria de Salud de UGT en Málaga, Carmen Gaona. «En años en los que no hay oposiciones normalmente es más ágil, normalmente enfermeros y auxiliar de enfermería han sido categorías que han ido rápido en la baremación».

No obstante, otras categorías como la de celador ya están actualizadas y funcionando con el corte de 2020, según Gaona.

Bolsa de 2020

«La bolsa que está funcionando es la del corte de octubre de 2019. Esa sí se ha agotado pero hay nuevos profesionales que se han inscrito en la bolsa. Si tenemos en cuenta las enfermeras que se apuntaron en la bolsa en octubre de 2020, todavía no se ha agotado», explica el secretario provincial del Sindicato de Enfermería (SATSE), Juan José Sánchez.

Por tanto, aquellas personas que se apuntaron por primera vez en bolsa el año pasado, como los enfermeras recién graduadas que se han apuntado por primera vez, son los principales afectados de este retraso, ya que los que están inscritos desde los años anteriores siguen siendo llamados por el listado de 2019, a través de los «listados adicionales».

Aquí, según explica el secretario general de CCOO, Juan Carlos Navas, se incluyen a los profesionales que no han sido baremados, es decir, que no tienen puntuación, una vía que se toma cuando se agota una bolsa, como ocurre con la categoría de enfermeras, ya que «hay muy pocas, y porque ya prácticamente está todo el mundo trabajando».

Como estos profesionales que entran en esos procedimientos extraordinarios, los «listados adicionales», no están en bolsa y no se rigen por puntuación, son contratados principalmente por su currículum.

«El problema es que aquí no encuentran enfermeros y tienen que contratar a la gente cuando llegan con el currículum», apunta la secretaria de UGT.

Vacunas y contratos

Entre finales de mayo y principios de junio, el Ejecutivo andaluz ha proyectado un aumento importante en el ritmo de vacunación contra la Covid-19, con la aspiración de alcanzar el 40% de andaluces inmunizados a finales de junio.

Sobre la posibilidad de que estos retrasos pudieran afectar a las contrataciones para reforzar la campaña de vacunación y la temporada de verano, la Junta asegura a este periódico que a fecha de 1 de mayo se hicieron nuevos contratos con una duración de seis meses mediante el corte de 2019. «Se seguirán haciendo contrataciones en función de la necesidad tanto para el plan de verano por las vacaciones del personal como si es necesario para un refuerzo extra para vacunación como para cualquier otro motivo», aseguran a este periódico fuentes de la Consejería de Salud.