CHM-Ielco, Ferrovial, Sacyr y Guamar SA han presentado ofertas para construir el aparcamiento municipal que irá en Echeverría del Palo, en concreto bajo el Colegio Valle Inclán de la barriada. La constructora que se alce con este cometido no sólo deberá construir el parking, sino también las pistas deportivas y la urbanización de la zona. El importe de licitación es de 9,81 millones de euros y el plazo de ejecución es de 18 meses, a contar desde la firma del acta de replanteo. En un mes se conocerá quién construye esta infraestructura.

Ayer jueves se abrieron los sobres que contenían la documentación técnica y la administrativa. Cabe destacar que la empresa que deba redactar y ejecutar los proyectos del edificio de aparcamientos bajo rasante en Pío Baroja, los trabajos de urbanización y cubrición de las pistas deportivas, habrá de comenzar, sí o sí, las obras el 15 de junio, para que cuando llegue septiembre el colegio pueda comenzar su actividad docente con normalidad y esta no resulte afectada por esta labor constructiva.

El proyecto, informó en su día el Consistorio, está dividido en dos fases: en la primera se prevé la construcción del edificio de aparcamientos y las obras de urbanización del entorno, y en la segunda la cubrición de las pistas deportivas y las labores complementarias requeridas. Aseguró el Consistorio el pasado 22 de febrero en una nota que, pese a la polémica generada por la ejecución del parking subterráneo junto al colegio, esta es una demanda de los vecinos, ya que durante el periodo de información se registraron 300 solicitudes para la adquisición de una plaza en propiedad. Dice el Ayuntamiento que retomó el proyecto tras constatar los problemas de aparcamiento existentes en la zona por «la elevada actividad comercial del barrio y la afluencia de malagueños» a los paseos marítimos del Palo y Pedregalejo, aun habiéndose «implantado la zona azul en 2015 y comprobar que el aparcamiento público situado bajo el mercado municipal resulta insuficiente para el nivel de rotación del tráfico que presenta la zona».

El parking contará con tres plantas de sótano, 422 plazas para vehículos (146 para residentes y 246 para aparcamiento de rotación), 31 para motos (11 para residentes y 20 en rotación) y 20 para vehículos eléctricos. El acceso se hará a través de una rampa de entrada y salida en la calle Pintor Enrique Florido, una rampa de entrada en Avenida Pío Baroja y una de salida en la calle Escultor Martín Higuero. Asimismo, habrá dos accesos peatonales con ascensor en Pío Baroja. La construcción se hará tipo mina, no a cielo abierto. Este modelo, más caro que el otro, contempla que, antes de excavar, se coloquen muros de contención, de la pantalla y de la losa superior en un plazo máximo de tres meses, de junio a septiembre, lo que permite, pasado ese plazo, continuar con la actividad constructiva garantizando la seguridad para los alumnos, dice el Consistorio, y el desarrollo de las clases. Una vez acabado el parking, se hará una nueva pista de baloncesto en el colegio y se mejorará el cerramiento y el cubrimiento de una parte de sus pistas deportivas.