La provincia de Málaga arrojaba un significativo déficit de puntos de recarga para vehículos eléctricos a finales de 2018. Una situación que denunciaba Bruselas en unos informes pormenorizados que también apuntaban a otras zonas costeras de gran afluencia de turistas y que poco a poco empieza a mejorarse. Por ejemplo, antes de que termine este año, el Ayuntamiento de la capital habrá instalado 30 cargadores en hasta 11 aparcamientos municipales.

La Diputación de Málaga también tiene previsto durante 2023 completar el mapa provincial con otras 60 instalaciones a corto y medio plazo. En concreto, 28 está previsto que beneficien a comarcas del interior y contribuyan no sólo a luchar contra el cambio climático, sino que también planten cara a la despoblación.

En este último caso, la inversión es de más de medio millón de euros de los que la Unión Europea aporta el 60%. Va a suponer un gran refuerzo a la red provincial, porque acarrea este plan nuevos puntos públicos en municipios de menos de 20.000 habitantes, situados en localidades en ocasiones de acceso complicado.

Habrá además nuevos puntos adicionales en la propia Diputación de Málaga y ofrecerán todos estos cargadores una velocidad media de 22 kilovatios por hora para la recarga, lo que supone una autonomía media por hora de 140 kilómetros. El plan prevé colocar nueve electrolineras en la comarca de la Axarquía: Arenas, Benamocarra, Benaoján, Comares, Cortes de la Frontera, Frigiliana, Riogordo, Torrox y La Viñuela.

Otras diez se localizarán en un territorio también estratégico como es la comarca de Antequera: Alameda, Casabermeja, Fuente de Piedra, Villanueva de la Concepción, Archidona, Cuevas de San Marcos, Villanueva del Trabuco, Ardales, Campillos y Cuevas del Becerro.

Cinco puntos se situarán en la Serranía de Ronda: El Burgo, Gaucín, Júzcar, Yunquera y Guaro. Tres más dentro del Valle del Guadalhorce: Almogía, Pizarra y Valle de Abdalajís. Y otro adicional en el municipio costasoleño de Casares.

En la capital, el Consistorio prevé culminar a mediados de este próximo mes de diciembre, a través de la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Smassa), la colocación de esos ya reseñados 40 puntos de recarga, de los que 33 cargadores son de carga semirrápida y otros siete de carga rápida.

Todos ellos se distribuyen en los 11 aparcamientos municipales de rotación y es la compañía eléctrica Iberdrola la encargada de implantarlos, después de haber recibido espacios públicos por un periodo de cinco años. Ese plazo se podrá ampliar mediante la concertación de dos prórrogas, de dos años cada una.

En el sector de la automoción, las distintas firmas aluden a varios factores para que la matriculación de vehículos eléctricos aún crezca a un ritmo significativamente bajo respecto al de otros vehículos. Alegan que no es suficiente con la puesta en funcionamiento de puntos de recarga públicos, como aluden en sus informes los responsables comunitarios.

Te puede interesar:

Así existen firmas implantadas ya en todo el globo, como la multinacional estadounidense Tesla, que dispone de sus propios puntos de recarga a lo largo y ancho del territorio europeo. No obstante, fuentes de la malagueña Renault Tahermo expresan a este periódico que debieran plantearse ayudas directas para que las familias tuviesen «más facilidades» a la hora de acondicionar la colocación de puntos de recarga en sus propios aparcamientos privados.

Este factor condiciona, a juicio de estos interlocutores, la proliferación de vehículos eléctricos, que principalmente debieran recargarse en el entorno del domicilio familiar de su propietario.