Cerámicas importadas de Italia, huesos de fauna terrestre y herramientas para trabajar el hierro que datan del siglo VII a.C. La campaña arqueológica en el yacimiento fenicio de Cerro del Villar, que se desarrolló entre septiembre y octubre, ha llevado a los historiadores al laboratorio. 20 arqueólogos y otros profesionales del sector son los encargados de desarrollar el trabajo. 

"Estamos viendo todos los trozos de cerámica, fauna y semillas para que nos den información extra de los contextos y la cronología. Lo que es ya propiamente la fase de laboratorio", detalla en una entrevista telefónica José Suárez, director del proyecto. 

Los hallazgos encontrados durante los trabajos de excavación en la zona, que contaron con media centena de profesionales de la Universidad de Málaga, la Universidad de Santander y la alemana de Aquisgrán, han determinado que "es un proyecto muy importante sobre los fenicios en la Península Ibérica", tal y como justifica el historiador de la UMA. 

La investigación en el laboratorio contribuye a profundizar sobre las "actividades que se estaban llevando a cabo en el sitio", y con seguridad, de acuerdo con Suárez, "habrá más, sin duda": "Lo que demuestra es que el yacimiento tiene mucho potencial". 

Suárez lidera a un equipo de arqueólogos y otros investigadores que forman un equipo multidisciplinar: "Generalmente son arqueólogos especializados, por ejemplo en la cerámica. Pero también hay una profesora de la Facultad de Ciencias que analiza la malacofauna, que son las conchas marinas, y la 'isquio fauna', que son los peces". 

Al respecto, el historiador señala que "permiten conocer el aprovechamiento de los recursos marinos", muy importantes en 'Malaka' desde la época fenicia. Y es que "se ve que en la dieta tenían mucha importancia", matiza el profesor de la universidad.

Financiación de la Junta de Andalucía

La financiación de las excavaciones corre a cargo del Ayuntamiento de Málaga, así como de la Junta de Andalucía. El gobierno autonómico ya anunció el pasado mes que renovará su compromiso con algunos de los principales yacimientos arqueológicos de la región, entre ellos, el de Cerro del Villar

Con motivo de poder llevar la investigación hasta su fin, previsto para el año 2025, los arqueólogos están registrando todos los resultados hasta el momento: "Nuestro objetivo es preparar una buena memoria de los resultados que tenemos que presentar a la Junta para que nos autorice una campaña el año que viene (...). En principio es fácil que todo vaya bien". 

La nueva campaña, del que podría tratarse de la ciudad fenicia mejor conservada del extremo occidental del Mediterráneo, se desarrollará entre agosto y septiembre del año que viene. "Buscamos momentos en los que no llueva porque las estructuras son más endebles, están hechas con piedra y barro, y no conviene que se mojen. Eso y además que los estudiantes y colaboradores suelen tener el tiempo disponible en verano hasta que empiezan el curso", apunta José Suárez.