Pepe Mel compareció este viernes en rueda de prensa ante los medios de comunicación en la previa al partido de este domingo frente al Eibar en La Rosaleda. El técnico del Málaga CF se mostró satisfecho por cómo había ido la semana con el trabajo y las incorporaciones tras lesión, pero es consciente de que el equipo tiene que dar un paso adelante para empezar a ganar los partidos.

Lo cierto es que, a pesar de todo, el técnico blanquiazul comenzó dando buenas noticias. "Tenemos grandes esperanzas de que Hervías y Gallar pasen el entrenamiento de mañana. Es la prueba definitiva. Son fundamentales para este equipo. Juande también ha entrenado toda la semana. Chavaría ha trabajado con el grupo, pero a menor ritmo". También estará disponible Lumor y con el que hay más dudas es con Luis Muñoz después de sufrir un esguince de tobillo -tras una patada que Pepe Mel aseguró que era roja-.

El Málaga CF vuelve este domingo a La Rosaleda que define Pepe Mel como "pasar el examen que hasta ahora nos ha estado costando mucho". Y es que una de las dificultades que ha detectado el entrenador es mental: "Tenemos un problema y es que cada vez que hemos tenido algo contra nos ha costado mucho levantarlo. Nos pasó en Leganés y el otro día en Oviedo. Fue un mazazo cuando entramos al vestuario. Hay 50 minutos más de partido. Estamos más que capacitados. Tenemos que intentarlo por todos los medios". 

Y, aunque exista ese miedo, llega uno de los transatlánticos de la competición, el Eibar, a pesar de su actual momento de forma. Sin embargo, el otro equipo es lo que menos importa: "El rival ya es lo de menos. Nosotros hemos mejorado muchas cosas. Quizás Santander es el partido que menos me gustó En todos los demás hemos estado, pero no redondeamos el resultado. Está bien que hayamos avanzado, que recuperemos, que tengamos más balón, pero eso se tiene que traducir en resultados".

Es más, el técnico confesó que no se han parado "ni un minuto" a hablar sobre el rival de esta semana. Los problemas vienen por otro lado: "Me preocupa el hecho de que nosotros tenemos que descubrirnos porque no nos vale puntuar de uno en uno. Es un equipo muy bien montado. Es un rival difícil. Son jugadores muy buenos, pero nosotros tenemos un plantel muy bueno y tenemos que intentar que el Eibar se preocupe de nosotros".

Una de las inquietudes que tendrán enfrente los armeros será Aleix Febas, el jugador que más faltas ha recibido de LaLiga SmartBank y que anda en "un proceso de aclimatarse a una situación que no esperaba, la incomodidad de la tabla de te empuja", explicó Pepe Mel. En el otro lado, aunque presumiblemente en el banquillo, estará el exblanquiazul Yanis Rahmani, un futbolista al que el entrenador "ficharía con los ojos cerrados", pero que "pensar en eso sería absurdo porque podría decir más".

El reto y la obligación siguen estando ahí. El Málaga CF necesita puntuar y las pequeñas mejoras que está teniendo el equipo no están siendo suficientes. El técnico es consciente y ojalá se pueda revertir la situación este domingo: "El equipo avanza, pero no se me olvida que esto depende de los resultados y es el debe más grande que tenemos".