El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Marbella tiene previsto iniciar en verano las actuaciones para reparar el muro de cerramiento del colegio Federico García Lorca, unos trabajos que los padres de los alumnos reclaman desde finales de 2019.

El proyecto está elaborado y consensuado con la Junta de Andalucía y lo ejecutará el Ayuntamiento, según la alcaldesa, Ángeles Muñoz.

«Nos comprometimos a hacernos cargo de forma subsidiaria de esta actuación y va a ser una realidad», asegura.

El Ampa del colegio comenzó en 2017 a trasladar al Ayuntamiento la situación en la que se encuentra el muro perimetral, construido sobre un terreno que se mueve con el agua de las lluvias, pero las diferencias políticas entre el Consistorio y la Junta impidieron ejecutar la reparación de las tapias.

El colectivo alertó públicamente en noviembre de 2019 -mes en el que el Ayuntamiento trasladó al Ampa que empezarían las obras de mejora- del riesgo que entrañaba el estado de las tapias, especialmente la del lateral por el que los alumnos acceden al colegio y que tuvo que ser apuntalada con diferentes vigas en la Navidad del año anterior.

«Las cuatro partes del muro están rajadas. Se vienen abajo. Si el problema llega a arreglarse en su momento no hubiera llegado al punto en el que se encuentra ahora», señaló entonces la presidenta en funciones del Ampa, Isabel Hinojosa.

El centro, que entró en funcionamiento hace unos 30 años, cuenta con un vallado de escasa altura y fácilmente franqueable. Una fogata que prendieron unos menores que accedieron al patio en octubre de 2019 obligó a los bomberos a intervenir.

La directora general de Enseñanza, Carmen Díaz, aseguró a principios de febrero de 2020, tras una reunión con la delegada territorial de Educación, Mercedes García Paine; y la alcaldesa, que el arreglo del muro era «una prioridad. Está apuntalado y tenemos que abordarlo de forma inmediata», agregó.

El pasado octubre, las Juventudes Socialistas criticaron el estado de deterioro del muro y los «actos vandálicos y actitudes incívicas» que generan situaciones de «insalubridad» en el centro educativo, ubicado en el popular barrio de Santa Marta.

«El estado en el que se encuentra el muro del colegio es preocupante. Puede suceder una desgracia en cualquier momento. Exigimos al Ayuntamiento que ejerza sus obligaciones y haga un muro más fuerte o se refuerce el existente como estimen los técnicos», indicó entonces el secretario general de la organización, Pedro Castillo.

El dirigente socialista criticó también la falta de limpieza de las instalaciones y pidió dotar a los muros de más altura.