Un total de 20 policías locales reforzarán la seguridad de Puerto Banús, uno de los emplazamientos de mayor afluencia de turistas, durante un verano marcado por la incertidumbre en la evolución de la pandemia del Covid.

Los agentes que se adscriban al entorno de la marina, que se coordinarán con la Policía Nacional y contarán con el apoyo del sistema de videovigilancia, desempeñarán funciones policiales y administrativas y desarrollarán un plan específico de control de los horarios de cierre de los establecimientos y de su funcionamiento, según las medidas sanitarias contra el coronavirus, además de actuar contra la venta de productos ilegales y velar por el cumplimiento de las ordenanzas municipales de, entre otras, la prohibición de consumir alcohol en los espacios públicos.

En función de la evolución de la pandemia, la Policía Local podría poner en marcha cierres escalonados de locales para evitar las aglomeraciones.

Los agentes dispondrán también en verano de la unidad canina y de caballería y de un radar móvil en la zona y realizarán, conjuntamente con la Policía Nacional, controles de prevención de alcohol y drogas.

Según el Ayuntamiento, el plan de seguridad de Puerto Banús se articula en torno al control de la circulación del tráfico y de personas, para lo cual la Policía Local contará con el sistema de videovigilancia y el refuerzo de efectivos.

Responsables municipales de la seguridad de esta zona del distrito de Nueva Andalucía mantuvieron ayer reuniones con los vecinos para explicarles el plan.