La Policía Nacional ha desarticulado en Málaga una organización criminal que se dedicaba presuntamente a la adquisición, almacenamiento, preparación y envío de hachís oculto entre mercancía de curso legal por transporte terrestre. Fruto de la operación Hierro, los investigadores han intervenido 181 kilos de hachís, camuflados entre el relleno de cojines, tras interceptar unos envíos realizados por paquetería desde la capital malagueña con destino Bruselas. Han sido detenidas cuatro personas -dos hombres y otras tantas mujeres-, de entre 19 y 44 años, todas ellas españolas, por su presunta responsabilidad en la trama. La investigación se inició a partir de unas informaciones que apuntaban a una nave de un polígono industrial de Marbella, donde un grupo de españoles se estaría dedicando al acopio de hachís para su posterior envío a Bélgica por carretera. La red criminal adquiría la sustancia estupefaciente en Algeciras (Cádiz), trasladando luego la droga en pequeñas partidas hasta la nave industrial de Marbella. Allí, los investigados ocultaban el hachís entre mercancía legal, que disponían finalmente en palés. Las pesquisas determinaron que la organización realizaba los envíos a través de una compañía de paquetería de Málaga, siendo interceptados dos de ellos.