El Ayuntamiento ha dado luz verde a la segunda fase del proyecto de videovigilancia, con la incorporación de 48 cámaras de última generación que permiten hacer búsquedas y conteo de aforos. Estas nuevas se unen a las 85 que se instalaron en la primera fase, convirtiéndose en «uno de los dispositivos de videovigilancia más avanzados de Europa», aseguró el concejal de Seguridad Ciudadana, José Eduardo Díaz.

Se trata de un proyecto cofinanciado dentro la Estrategia de Desarrollo Urbano y Sostenible EDUSI, enmarcado dentro del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). El Ayuntamiento ha asumido el 20% del coste, aportando más de un millón y medio de euros.

El comisario de Marbella, Enrique Lamelas, explicó que la red estará en funcionamiento en 19 puntos de la ciudad aprobados por la Subdelegación del Gobierno, prestando especial atención al puerto deportivo, la avenida Ricardo Soriano o el centro de la ciudad.

De las 48 cámaras, 19 estarán destinadas a la vigilancia de vehículos, dentro de la denominada Red de Lectores de Matrículas (RLM), que permite la lectura de matrículas y medir la afluencia de tráfico en entradas y salidas de la ciudad. «Un municipio con el tráfico seguro es un municipio más seguro», comentó el jefe de la Policía Local, Javier Martín.

El plazo de licitación, al que solo se ha presentado una empresa, ya se ha cerrado y esperan que en un espacio de tiempo de dos meses puedan firmar el contrato con la firma y empezar las obras de acondicionamiento e instalación.