La Policía Local de Marbella ha impuesto 175 sanciones desde el inicio del verano en la campaña de control del intrusismo en el sector del taxi y de los Vehículos de Turismo con Conductor (VTC).

El número de multas, interpuestas tras cerca de 400 identificaciones de vehículos, es el mismo que el registrado durante todo el año pasado -marcado por las restricciones de movilidad ante la pandemia del coronavirus-, lo que refleja la «potenciación del operativo», señaló ayer el delegado de Seguridad Ciudadana, José Eduardo Díaz.

Para poner en marcha la campaña, 40 agentes de la Policía Local realizaron un curso sobre la materia hace tres semanas. «Entendemos que contar con una unidad especializada es importante, pero también lo es que nuestros efectivos cuenten con nociones básicas sobre la materia», agregó el edil.

Miembros de la Delegación de Seguridad Ciudadana han mantenido una reunión con el sector del taxi para hacer balance de la campaña. La cita se enmarca dentro de las reuniones periódicas para establecer las líneas estratégicas de actuación en materia de intrusismo y de control de los VTC.

La primera reunión se celebró tras el levantamiento del estado de alarma contra el Covid-19 y, posteriormente, se organizaron otras, una de las cuales sirvió para que responsables municipales respondieran las dudas y requerimientos del sector del taxi.

Refuerzo en las playas

El Consistorio ha reforzado los servicios de emergencias de Protección Civil en las playas con una base logística a pie de arena y dos motos acuáticas, además de diez voluntarios durante los fines de semana, ante la situación de pandemia del municipio, cuya tasa de incidencia del coronavirus supera los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes.

Protección Civil cuenta cada día con diez voluntarios activos que pueden actuar en cualquier momento ante posibles emergencias. «Los fines de semana vamos a contar con cerca de 20, distribuidos en dos turnos», señaló el concejal de Seguridad Ciudadana.

«Para el desarrollo de su trabajo, van a contar con una base en la propia arena. Es una instalación que será la puesta a prueba del servicio, donde ellos puedan tener un centro logístico apoyado con las dos motos de agua», agregó.

El responsable de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil, Javier Flores, destacó que «hacemos tareas muy diversas que van desde llevar alimentos a domicilio a una familia confinada por el coronavirus al rescate de embarcaciones que se averían en el mar».

La agrupación local de Protección Local cuenta con cerca de cien voluntarios.