La concejala de Cs, María García, pidió ayer al equipo de gobierno un plan de mejoras con el que solucionar de forma definitiva los problemas estructurales que arrastran desde hace años los mercados municipales de Marbella.

La edil de la formación naranja reclamó dejar a un lado la «línea de parcheos y pequeñas obras» que el Ayuntamiento ejecuta en estos equipamientos y consensuar con los comerciantes actuaciones que sirvan para eliminar goteras, solventar los problemas de aparcamientos u ocupar los puestos cerrados y hagan de los mercados «lugares atractivos» para vecinos y turistas y de fomento para el comercio tradicional.

El Mercado Central de Marbella padece goteras como consecuencia de la mala impermeabilización de sus instalaciones -que incluso ha obligado a trasladar a otras dependencias una biblioteca que se encontraba en un local anexo- y cuenta con conductos de ventilación y rejillas de desagüe en mal estado y propensas a obstruirse, según la edil, que reclama también mejorar la señalética para que vecinos y turistas accedan con más facilidad.

En el mercado del barrio de Divina Pastora hay actualmente puestos cerrados y problemas de aparcamiento debido al deficiente funcionamiento de un sistema de estacionamiento rotatorio y a que algunas de las plazas las ocupan vehículos de personas que no son clientes, señaló la concejala de Ciudadanos.

En el mercado de San Pedro Alcántara, las deficiencias son similares y se suman a la necesidad de ejecutar trabajos de remodelación.

«Hay que ejecutar un plan integral que, unido a un mantenimiento adecuado, haga que los tres mercados mejoren en su aspecto, se abran más puestos y que el número de clientes sea mayor. Hay que solventar de una vez por todas los problemas estructurales que arrastran los mercados del municipio desde hace años», agregó.

El portavoz municipal, Félix Romero, anunció a mediados del año 2019 un proyecto con el que dar al Mercado Central de Marbella «un nuevo impulso», hacer del equipamiento «un atractivo turístico y escenario de eventos» y dotar de contenido los espacios infrautilizados.

El proyecto contemplaba modernizar la imagen corporativa del mercado y renovar la señalética para adaptarla a los nuevos iconos internacionales y atraer así a turistas foráneos. Recogía también la colocación de jardineras y ornatos naturales para dotarlo de un aspecto más verde.

El objetivo del equipo de gobierno era contar en octubre de aquel año con un anteproyecto consensuado con los comerciantes para incluirlo en los presupuestos municipales de 2020 y ejecutar las obras en el transcurso del aquel año.