La empresa concesionaria del suministro de agua en Marbella ha puesto en marcha un innovador mecanismo para detectar en diferentes calles del municipio fugas que no son visibles o que pasan desapercibidas para los sistemas convencionales.

Hidralia emplea el helio como gas trazador para realizar inspecciones sin tener que interrumpir el servicio de agua a los usuarios a través del sistema iDroloc, con el que la concesionaria ha mejorar el rendimiento hidráulico en distintos sectores de Marbella hasta situarlo por encima del 90 por ciento de eficiencia.

Esta tecnología, con la que Hidralia desarrolla un plan intensivo para detectar en tres semanas posibles fugas en más de 23 kilómetros de la red de abastecimiento, plantea una alternativa más precisa y eficaz que los métodos acústicos convencionales y detecta escapes que pasan inadvertidos.

Las pruebas se han realizado en los sectores hidráulicos desde la calle Nuestra Señora de Gracia hasta el parque de La Alameda, en el centro urbano de Marbella; y en el de la urbanización El Cénit.

El uso de esta tecnología se completa con la digitalización de sus servicios para monitorizar en tiempo real el estado de las redes de abastecimiento de agua.

«En los últimos cinco años, Hidralia ha logrado un ahorro de 0,6 hectómetros cúbicos del agua distribuida en el municipio, o lo que es lo mismo, el equivalente al consumo de 10.000 personas en un año», señala la empresa concesionaria.

Durante 2020, la empresa detectó 382 fugas ocultas en los 85 sectores en los que se divide la red de suministro de agua de Marbella.

«La detección de fugas con helio es solamente un último paso a la hora de mejorar el rendimiento de los sectores hidráulicos en Marbella», señala Hidralia.

Antes de iniciar el procedimiento para detectar los posibles escapes, la concesionaria realiza un trabajo de monitorización en tiempo real de toda la red de abastecimiento a través de un sistema digital que ofrece soluciones para optimizar la gestión y mejorar el mantenimiento y la conservación de las infraestructuras mediante la reducción de fugas, el control de la calidad del agua o la telelectura.

«Esto posibilita la toma rápida de decisiones ante imprevistos y permite avanzar en el desarrollo sostenible de la ciudad y mejorar su resiliencia, al reaccionar ante crisis climáticas de manera inmediata y coordinada para reducir la afectación a la ciudadanía», explica la empresa.

Hidralia destaca también la importancia de aplicar innovaciones tecnológicas en la detección rápida de fugas de agua en municipios ubicados en zonas que sufren episodios de sequías.