La distribuidora nacional hortofrutícola Frutas y Verduras Eladio, líder en hostelería de calidad, ha creado Calma Eladio un sello que distinguirá en exclusiva una selección de frutas y verduras de cercanía y de temporada, cultivadas por pequeños productores locales. Y lo ha hecho poniendo al frente de este proyecto pionero a Paco García, un referente andaluz en productos de kilómetro cero, fundador y responsable de la filosofía slow food del restaurante El Lago de Marbella, con una estrella Michelin y un Sol Repsol.

 

Paco García cambia la dirección del restaurante por el campo para desempeñar un trabajo que, no representa una ruptura sino una evolución, porque se trata de poner al servicio de la hostelería y de la provincia una experiencia de más de dos décadas de búsqueda y de contacto y colaboración con pequeños agricultores y productores locales. Para el nuevo director de Desarrollo Agrícola y Gastronómico de Frutas y Verduras Eladio, Calma Eladio es mucho más que un sello de frutas y verduras de proximidad; es una manera de entender la vida más sana, más justa y más comprometida.

Para desarrollar este proyecto Frutas y Verduras Eladio ha llegado a acuerdos con agricultores de la Costa del Sol Occidental y el Guadalhorce, que cultivarán por encargo y vendiendo a un precio digno, frutas y hortalizas de variedades locales elegidas por Paco García.

"Iremos teniendo durante todo el año productos de temporada que me parecen especiales por sus cualidades gastronómicas. Vamos a primar la calidad, y la calidad la dan la proximidad, la adecuación a la estacionalidad y el sistema de cultivo. Hoy se puede poner en el mercado una lechuga cultivada en hidropónico en 28 días, pero nosotros queremos lechugas cultivadas al modo tradicional, con el tiempo de producción que cada variedad necesite", explica Paco García . "En cada caso he ido buscando las tierras más idóneas, los agricultores que mejor tratan uno u otro producto, y también decidimos cuándo queremos recolectar", apunta García.

De momento, este nuevo sello se dirigirá en exclusiva a la hostelería, trasladando a sus compañeros de profesión el resultado de una búsqueda que le ha llevado años, y que se concreta en productos de temporada, trazables, llenos de sabor, saludables y respetuosos con el medio ambiente.

Cuando Paco García comenzó su camino en El Lago se convirtió en el máximo embajador de los productos de la provincia, siempre con un doble compromiso, con los agricultores, que mantienen vivo el campo, y con la gastronomía malagueña. Ahora este compromiso se convertirá en triple, puesto que toda su experiencia la va a poner al servicio de Eladio. 

La filosofía del proyecto Calma Eladio es la calma que se necesita para dedicar tiempo a comprar y leer el origen de los alimentos; para cocinar con productos frescos recién recolectados en su momento óptimo; calma para disfrutar de una agricultura tradicional, sin crecimientos rápidos y sin atajos.  

Frutas y Verduras Eladio es una empresa familiar con casi 40 años de tradición, que ha ido pasando de generación en generación, y se ha convertido en un referente local en la distribución de frutas y verduras, desde sus inicios siempre ha sido una empresa caracterizada por su excelencia.

Frutas y Verduras Eladio distribuye a nivel nacional, haciendo llegar la mejor materia prima tanto a profesionales como a particulares, siendo la apuesta segura de los restaurantes de alta cocina de Andalucía. A día de hoy,  esta empresa familiar da un paso más allá como productor propio, apoyando al sector agrícola tradicional y ayudando así a impulsar la economía local. 

Paco García es un profesional perote de una familia vinculada al campo y a la hostelería. Se formó en Dirección de Sala como alumno de la segunda promoción de la Escuela de Hostelería de La Cónsula. Tras una etapa en Escocia y Alemania, regresó a la Costa del Sol y trabajó en varios restaurantes hasta crear su propio proyecto junto a sus hermanos.

En 2000 inauguró el restaurante El Lago, que cinco años después conseguía una estrella Michelin. Desde el primero momento apostó por el producto local. Desde entonces, El Lago ha abierto la puerta de la alta gastronomía a decenas de pequeños productores de la provincia. Productos como el chivo lechal malagueño y el apoyo, el tomate huevo de toro, la almendra marcona, la aceituna aloreña o los quesos y vinos de Málaga, tuvieron su primer gran escaparate en los platos del restaurante. Con esa filosofía, El Lago ha logrado mantener su estrella Michelin 17 años y conseguir dos soles Repsol.

El Lago fue el primer restaurante andaluz certificado como ‘Kilómetro Cero’ por el movimiento internacional Slow Food.