Su relación con Cruz Roja comenzó con una participación en un programa de asistencia informática a personas que carecían de este recurso. A partir de entonces, empezó a dedicar su tiempo libre de forma altruista al colectivo. Esa implicación y el hecho de que vive en un municipio que conoce a la perfección le han valido a Susana Radío para ser designada delegada especial de la agrupación de Cruz Roja en Marbella.

¿Con qué ánimos asume el cargo?

Con ilusión, porque aportar en la medida de tus posibilidades a mejorar la vida de algunas personas es una labor que produce una profunda satisfacción interior. Pero también con responsabilidad, porque Cruz Roja es una institución humanitaria que actúa en múltiples frentes, ayudando a personas que tienen una situación muy complicada. Y tenemos que ser capaces de dar respuesta inmediata y con un amplio abanico de posibilidades legales, de formación, de empleo o psicológicas.

Uno de sus objetivos es aumentar el número de voluntarios. ¿Cómo quiere hacerlo?

Con campañas de difusión sobre la labor que hace Cruz Roja, que se visibilicen los proyectos en los que se puede colaborar para que cada uno vea en qué materia puede aportar para mejorar la vida de los más vulnerables.

Quiere mejorar la empleabilidad de las personas vulnerables. ¿Qué planes tiene?

Ampliando las materias de formación en función de las profesiones en las que hay más demanda y las aptitudes de las personas que acuden a Cruz Roja. Vamos a contactar con más empresas para que conozcan qué le ofrece Cruz Roja en materia de empleo y aumentar el número de empresas colaboradoras. El pasado año fueron 91 personas las que consiguieron empleo después de pasar un itinerario con nosotros, en el que trabajamos su autoestima, formación, redacción o mejora de currículum

¿Qué otros proyectos sociales quiere poner en marcha?

Un proyecto que luche contra la soledad que sufren muchas personas mayores en Marbella o cambiar el sistema de reparto de alimentos por el de implantar las tarjetas monedero personalizadas con convenios con varios supermercados e implantar algún proyecto medioambiental que favorezca el conocimiento y la preservación de nuestro entorno.

¿Cómo se encuentra el Centro de Atención a las Personas Sin Hogar de Marbella?

El centro de inclusión está retomando la ‘normalidad’ tras las últimas oleadas del coronavirus, que nos obligaron a restringir la actividad y adoptar medidas más estrictas en cuanto a aforo y tiempo de estancia. También se hace un papel de sensibilización y concienciación social a través de actividades en la comunidad, salidas de ocio o jornadas.

¿Ve viable un centro en el que las personas sin techo puedan pasar las noches?

Indudablemente garantizaría el que pudieran dormir en unas condiciones dignas, sin estar a merced del tiempo y de los riesgos de pernoctar a la intemperie y sería una fase muy importante en el proceso de inserción social de estas personas. Este alojamiento podría ser mediante la construcción de un centro o facilitando recursos habitacionales distribuidos por el municipio, como los pisos tutelados, habitaciones. Ayudaría a una integración real y efectiva, pero es muy difícil contar con las instalaciones y los recursos económicos para construir y mantener un centro de estas características. No obstante, sabemos que el Ayuntamiento, durante la ola de frío, facilita plazas de alojamiento, lo que alivia esta situación.

¿Qué planes tiene para el centro de San Pedro?

San Pedro tiene suficiente entidad y población como para que tengamos presencia suficiente allí. Queremos que cuente con los mismos servicios que Cruz Roja en Marbella, como atención a los mayores o distribución de alimentos. También queremos ampliar el horario de atención y que Cruz Roja se visibilice para que la ciudadanía conozca nuestros recursos y las personas vulnerables sepan dónde pueden acudir.

¿Volverá a la primera línea de la política tras su etapa como edil socialista en Marbella?

Cruz Roja es una organización colaboradora del Estado, con independencia de quien gobierna en cada momento. Uno de los principios que rige nuestra actividad es el de neutralidad, sin entrar en controversias de orden político, racial, religioso o ideológico. Como voluntaria que asume las funciones de presidenta, mi actuación se rige por las mismas normas. La colaboración es plena con todas las administraciones y en especial con el Ayuntamiento, que colabora y financia proyectos tan importantes como el Centro de Inclusión de Personas sin Hogar. Por lo tanto, entiendo que mi actividad en Cruz Roja, que me satisface plenamente, encaja difícilmente con lo que planteas.