CCOO anunció ayer que ha denunciado ante la Inspección de Trabajo al Ayuntamiento de Marbella por permitir la actividad laboral en el Estadio Municipal Antonio Lorenzo Cuevas a pesar de que el equipo de gobierno ordenó hace un año su clausura y demolición ante el avanzado estado de deterioro del equipamiento.

La decisión del Ayuntamiento de cerrar el estadio se produjo días después de que unos cascotes se desprendieran del graderío durante un partido de fútbol e hirieran a diversos espectadores.

El sindicato calificó de «extraño» que se sigan prestando servicios, a pesar del cierre de las instalaciones.

«El pasado 9 de junio se solicitaron los informes que avalan el riesgo grave e inminente (del estadio), lo que supuso el desalojo de algunos colectivos, pero, sin embargo, se permite que los Servicios Operativos de la Delegación de Deportes sigan trabajando, con el consiguiente riesgo para su salud física», señaló la central sindical.

Es la segunda vez que CCOO denuncia al Ayuntamiento por permitir la actividad laboral en unas instalaciones que entrañan riesgo para los trabajadores por su avanzado estado de deterioro.