Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Angelines de Lorenzo- Cáceres de Laguno

Málaga de un vistazo

Angelines de Lorenzo

Soñar con la prensa universal

Prensa digital SHUTTERSTOCK

Recuerdo ojear el periódico al que mis tías estaban suscritas; mis padres lo compraban en el quiosco para el negocio. Ahora muchos obtienen la información que fluye en la red sin suscripción, pero ojo porque puedes tragarte falacias, transmitirlas y forjar tus opiniones sobre ellas. El poder de la información es brutal, aunque pareciera que mucha gente no lo ve así, pues se nutren de ‘youtubers’, ‘influencers’…, además sólo sobre temas de su interés. También ayudan a esto los algoritmos que te encauzan hacia noticias afines a tus búsquedas y ‘clicks’. Me consta que los periódicos, el periodismo y los periodistas llevan en un continuo sobresalto desde que se vieron obligados a participar en el mundo digital, derivando en cambios estructurales importantes por merma de autofinanciación. Resulta patente lo fundamental del periodismo autónomo que aporte la veracidad que sus profesionales saben encontrar. Tener noticias competentes de distintas fuentes ayuda a la pluralidad y que sigamos avanzando en una verdadera democracia, pero si escasean los recursos por el emisor y también el receptor, complicado. Son tiempos de recomponer procesos y estructuras, cuestionados por las tecnologías y la hiperconectividad, pero urge preservar el periodismo independiente. A veces funciona el copia-pega y por esa preocupación que me acucia, llevo tiempo pensando cómo garantizarnos el acceso a las noticias como si fuera a la educación, como salvaguarda de la democracia, además de contribuir a su financiación. ¡Abracadabra! Y surgió una plataforma digital de periódicos y revistas de divulgación, locales, nacionales e internacionales (similar a Netflix…, con posibilidad de pedir algún ejemplar en papel) en la que contratas una cuenta y accedes a sus contenidos como suscriptor. Supongo que algo así como: ‘True News’ o ‘Noticias Veraces’ para TV, móvil, libro digital… podría ser posible. ¿Quién quiere ser Merlín y conjurarla con su varita mágica?

Compartir el artículo

stats