La Virgen de los Reyes, una imagen de la Catedral que lleva 500 años sin ver la luz, está desde el mediodía en el templete que se ha montado en el Postigo de los Abades. Es el final de un recorrido oficial de la procesión Magna que se celebra hoy en Málaga con motivo del centenario de la Agrupación de Málaga. Gonzalo Otalecu y Miguel Ángel Blanco estaban supervisando los últimos detalles y pendientes de que el sol no le llegase a la imagen. "Hemos estado toda la semana comprobando que no diese el sol a la Virgen", comentaba Otalecu. El valor de la imagen es incalculable y cualquier detalle no se puede dejar al azar.

Otro de los detalles a tener en cuenta es la decoración floral del altar de la Agrupación en Postigo de los Abades. La selección de flores de La Victoria Arte Floral no es casual: lisiantus blancos, orquídeas, alstroemerias y hortensias blancas junto a eucalipto y distintos tipos de verde evocan a la Resurrección. El blanco como color del que salen todos los colores de las túnicas de los Nazarenos de la Semana Santa de Málaga. Todo tiene su sentido y su por qué. El resultado es un arreglo informal en el que se han empleados más de 500 orquídeas, 300 hortensias y multitud de tallos de flor. Como curiosidad, son 30 metros de friso más las flores de la carroza.

Altar de la Agrupación en Postigo de los Abades. M. F.

La presencia de la Virgen de los Reyes en la calles es casi una metáfora del mundo cofrade, enclaustrado durante dos años y que con la Magna se reivindica como colectivo. Es verdad que ha habido muchas salidas procesionales en este octubre, pero nada comparado con esto en volumen y movilización. Dieciséis tronos relatando la Pasión de Jesús, desde la Pollinica hasta el Resucitado. Una catequesis en movimiento, pero también una representación de las cofradías malagueñas y la resurrección de las procesiones en la calle. Mucho de lo que se viva hoy y de cómo vaya la jornada servirá de ensayo para la próxima Semana Santa, la de 2022. Que esta vez sí, se debe de celebrar.

El ambiente en la calle ya recuerda mucho a lo que se vive en Semana Santa. Grupos de jóvenes acudiendo a las casa hermandad, familias enteras quedando para ver las procesiones, algunos vecinos del Centro con balcones privilegiados dispuestos a recibir a la familia, grupos de músicos acudiendo a sus puntos de encuentros, extranjeros preguntando sin saber mucho qué ocurre, como unos italianos preguntando qué imagen es la que estaba en Postigo de los Abades y Estefanía, de La Victoria Arte Floral, explicando que era la Virgen de los Reyes. Las cámaras vuelven a desempolvarse para esta jornada y los móviles están con la batería a tope.

La calle Victoria preparada para el inicio de la Magna. M. F.

El Parque aparece además incluida en el recorrido oficial, con sillas a cada lado. Divididas en grupos de cinco, con un espacio en medio, la Agrupación ha dispuesto 24.000 con la Alameda incluida. Más que suficientes para dar cabida a malagueños y visitantes, que todavía podían comprar sillas en un punto de venta en el edificio de La Equitativa, en el Soho Hotel. Cuando faltaba una hora para la salida de la primera procesión, el recorrido oficial estaba terminado, una bandera española con el lema "Nuestro Padre Jesús del Rescate. Señor de la Victoria", colas para entrar en El Rico, amigos revisando un itinerario en una esquina, bares y restaurantes del Centro preparando mesas y sillas... Comienza la Magna en Málaga y regresan los grandes días cofrades a la ciudad.