En búsqueda de una revolución tanto en resultados como en el juego del equipo, el Unicaja, tras anunciar la destitución de Luis Casimiro la tarde del miércoles, comunicó este jueves el nombre del nuevo entrenador: Fotis Katsikaris con contrato para esta temporada y la que viene, aunque con posibilidad de cortar el acuerdo al finalizar la campaña siempre que ambas partes lleguen a un consenso.

Por la urgencia y por la necesidad, los malagueños han optado por buscar a alguien que ya sepa lo que es entrenar en España. Y es que Fotis Katsikais cuenta con un amplio bagaje que le respalda en el baloncesto español. Su periplo por la ACB comenzó en el Pamesa Valencia en la temporada 2006/07, en la que sustituyó a Ricard Casas al comienzo de la campaña, tras tener cuatro derrotas y solo una victoria. El griego consiguió revertir la situación y acabó la primera vuelta con un balance de 9-8 que no le sirvió para obtener el acceso a Copa del Rey. Fue séptimo en la clasificación final, justo por encima de Unicaja, con un resultado de 19-15. Continuó su viaje por Valencia en la siguiente temporada con 22 victorias y 12 derrotas como quinto clasificado. Pero la siguiente campaña, 2008/09, fue irregular en su inicio y un cúmulo de malas sensaciones y malos resultados acabaron con su estancia en Pamesa Valencia, donde fue sustituido por el croata Neven Spahija.

En enero de 2010 llegó a Bilbao, también con la temporada iniciada para sustituir a Txus Vidorreta en un momento en el que el equipo marchaba penúltimo en la clasificación. Aun arrastrando esos malos resultados, finalizó la temporada con 16 victorias y 18 derrotas, que no le sirvieron para alcanzar el play off. Continuó como entrenador y en la siguiente campaña ya sí accedió a Copa del Rey. El equipo en su conjunto mejoró y acabó sexto en ACB. Katsikaris consiguió llegar a play off y venció al Valencia y al Real Madrid para llegar a la final de la ACB por primera vez en la trayectoria del conjunto bilbaíno. No consiguió el título al quedar subcampeón frente a Regal Barça, pero hizo historia.

Los resultados en Liga Endesa fueron más discretos en la temporada 2011/12, pues no consiguió acabar entre los ocho primeros para ir a la Copa del Rey, pero sí que accedió al Top 16 de Euroliga y también se clasificó para cuartos de la competición europea más importante para el baloncesto. Además, fueron el equipo debutante que llegó más lejos. Al igual que en la campaña anterior, también quedaron sextos y cayeron en cuartos de final. La última temporada que pasó el entrenador heleno en Bilbao fue la 2012/13 en la que fue elegido como mejor entrenador de la Eurocup, competición en la que fue subcampeón.

Katsikaris se marchó entonces de España y volvió en julio de 2015 para recalar en Murcia y sustituir a Diego Ocampo, que no renovó contrato. Solo estuvo una temporada en la que los murcianos acabaron como séptimos clasificados, con 18 victorias y 16 derrotas. Un gran año allí, con Facu Campazzo y Carlos Cabezas como pareja de bases, le valió para fichar por el Lokomotiv Kuban ruso. De allí lo despidieron cuando solo llevaba unos pocos partidos y, de nuevo volvió a Murcia para sustituir a Óscar Quintana. Aunque al final de la campaña se volvió a ir con destino Hapoel Jerusalén.

Katsikaris, en su etapa en el CB Murcia La Opinión

En la temporada 2017/18 regresó a España, por cuarta vez, concretamente al banquillo de Iberostar Tenerife para ocupar el puesto de Nenad Markovic. El equipo amarillo consiguió la última plaza de play off, pero el heleno no siguió vinculado con el conjunto canario. Su penúltimo equipo español, el quinto, fue también canario, el Herbalife Gran Canaria, con quien tenía un contrato por dos temporadas (2019/20 y 2020/21). Sin embargo, aun clasificándose para la “burbuja” de Valencia del pasado verano, se anunció en plena competición su destitución con cierta polémica.

Katsikaris ha ocupado otros banquillos en AEK Atenas, Dínamo San Petersburgo, Aris Salónica BC y llegó a formar parte del staff técnico en Utah Jazz durante 2018 y 2019. Además, ha tenido alcance internacional siendo entrenador en las selecciones de Rusia y Grecia.

Tras numerosas idas y venidas, Fotis Katsikaris recala ahora en Unicaja, su sexto banquillo español, para revertir la situación del conjunto malagueño y devolverle la ilusión a la afición cajista.