Al Unicaja le cuesta arrancar sus partidos. Es una evidencia que refrendan los números: El equipo de Fotis Katsikaris tiene problemas para competir en los primeros 10 minutos de sus partidos. ¿Falta de concentración? ¿Falta de tensión? ¿Ansiedad? ¿Miedo a fallar?... Sea lo que sea, lo cierto es que es un problema que el técnico griego y sus jugadores deben evitar en sus próximas citas porque ir a permanentemente remolque del rival es un castigo. El día del Breogán en el Palacio o el del UCAM en Murcia, hubo margen de reacción para remontar y acabar ganando el partido, pero lo normal es que cuando vas por detrás, el esfuerzo no tenga premio final, como pasó ante el Barça.

Hay un par de datos que demuestran que el Unicaja es un equipo diésel, que sufre para empezar a funcionar. Y es que en los siete partidos de Liga que ha jugado hasta ahora, solo ha llegado al descanso por delante de su rival ante el Monbus Obradoiro, en la primera jornada liguera (49-35). En sus otros seis partidos, el Unicaja siempre iba por detrás al alcanzar el minuto 20. Perdía 38-34 en la pista del Tenerife, exactamente el mismo resultado que contra el Gran Canaria en el Carpena (34-38). En la visita a Murcia, los verdes llegaron al intermedio perdiendo también por 4 puntos, 46-42. El día del Breogán en el Palacio, los lucenses alcanzaron el descanso por delante 30-37, la desventaja en Manresa al descanso fue 48-36 y este último fin de semana, ante el Barça, los culés mandaban en el electrónico 23-35 en el 20’.

Si nos centramos solo en el primer cuarto de cada partido, hay otro dato tétrico. El Unicaja es el tercer equipo de la Liga que mete menos puntos en los primeros 10 minutos de sus partidos. Anota 16.29, solo por delante de los 15.14 que mete el Casademont Zaragoza y los 14.71 que anota el Obradoiro, el peor equipo en esta faceta de toda la ACB. Muy lejos todos ellos del Barça, que con 22.43 es el equipo más eficaz de lo que va de temporada en los arranques de partido.

Resulta curioso que siendo el Unicaja el tercer peor equipo de toda la Liga metiendo puntos en el primer cuarto, luego sea el undécimo mejor de todos en anotación en lo que va de temporada, con casi 80 puntos anotados por partido, concretamente 79.3, lo que demuestra que el Unicaja tras el descanso es un equipo mucho más solvente.

El equipo suma 3 victorias y 4 derrotas en 7 jornadas casi siempre con un mismo guión: mal primer tiempo y muchas mejores prestaciones tras el descanso. Un modus operandi que, en lo que se refiere a los 20 minutos iniciales, habrá que corregir de manera inmediata en los próximos partidos.