El Unicaja buca un refuerzo para su juego interior. Como La Opinión de Málaga ha venido informando en los últimos días, el club de Los Guindos quiere mejorar su poderío en la pintura y fichará en los próximos días un jugador polivalente, que pueda actuar de "4" y de "5". Como también se ha informado días atrás, el jugador que dejará su puesto en el róster a ese nuevo fichaje es Rubén Guerrero, cuya cesión al Real Betis ya está apalabrada como ha apuntado este domingo la web www.encestando.es.

El acuerdo entre el Unicaja y el Coosur Real Betis está cerrado desde hace ya varios días, pero pendiente de confirmarse cuando el Unicaja encuentre en el mercado ese jugador que está buscando. Salvo cambio de planes, Guerrero seguirá en Málaga hasta que ese ansiado refuerzo esté cerrado y a las órdenes de Fotis Katsikaris.

Guerrero es el pívot menos utilizado por el técnico griego del equipo cajista y el único que en realidad podía salir cedido ya que sus dos compañeros de posición son intocables en los esquemas de Katsikaris: Micheal Eric y Yannick Nzosa, recientemente renovado por la entidad verde hasta junio de 2026.

La opción de ceder a Rubén Guerrero ya estuvo encima de la mesa de los rectores cajistas y del entorno del jugador el pasado verano, pero entonces fue el club el que no quiso prescindir del "gigante" marbellí. El objetivo con esta salida ahora rumbo a Sevilla (además de para hacer hueco en la plantilla) es que Rubén acumule minutos y un rol protagonista en otro club de la Liga Endesa que pueda ayudarle a crecer para regresar el próximo verano a Málaga con ritmo de competición al más alto nivel nacional. Habrá que ver, eso sí, los tiempos y las condiciones de esta cesión teniendo en cuenta que precisamente el Coosur Real Betis será el próximo rival del Unicaja en la Liga Endesa, el domingo 5 de diciembre, una vez pase el parón competitivo por la ventana de los partidos de las selecciones nacionales.