Fotis Katsikaris, liberado esta semana de la presión de la competición, por el parón de la Liga Endesa y de la BCL, con motivo de los partidos internacionales, pasó revista este miércoles en Radio Marca Málaga a toda la actualidad del Unicaja, que tiene como objetivo inmediato clasificarse para la Copa del Rey de Granada 2022.

Katsikaris, en una entrevista en Casa Antonio de la playa del Bajondillo de Torremolinos, comenzó hablando, precisamente, del parón de esta semana. «Estos días trabajaremos con los jugadores que se han quedado en Málaga. Los de la selección volverán con ritmo de competición, que lo disfruten y vuelvan bien. Ahora tenemos que buscar más consistencia en nuestro juego. El parón nos puede ayudar. El equipo tiene margen de mejora. Soy optimista, pero no estamos al nivel que me gustaría estar. La Liga Endesa es la más dura de Europa y cada partido es complicado. El equipo tiene que mejorar en muchos aspectos: concentración, no tener tantos altibajos, defender duro, ser sólidos, tener regularidad y que los jugadores den un paso adelante. El equipo tiene una buena mentalidad. Sabemos que no podemos fallar para estar en la Copa», aseveró.

Respecto al balance de estos tres meses de competición, Katsikaris es inconformista. «Un entrenador nunca está contento, salvo que gane títulos. No estoy contento ni con los resultados ni con cómo estamos jugando. En las salidas siempre vamos a remolque. Hay que evitar pérdidas y faltas de concentración. Tenemos que recuperar la defensa de transición, donde encajábamos pocos puntos al principio de la Liga. Son detalles importantes en un partido de baloncesto», explicó.

También habló de diferentes nombres propios de su plantilla. De Yannick Nzosa, dijo: «Tiene los mismos números del año pasado. Es un chico con mucho potencial. Siendo sincero, hay mucho potencial en Yannick. Con todo el runrún de la NBA, a lo mejor está frustrado. Las exigencias son altas. Se tiene que centrar solo en baloncesto y en disfrutar, que es lo propio de su edad. Tiene una rutina diaria, a veces no queremos hablar mucho con él para que no haya una presión extra».

Respecto a Jaime Fernández: «Ha trabajado mucho en verano para recuperarse de su operación. Es un jugador explosivo. Verlo recuperado es una alegría. Tenemos un «problema» con él y Brizuela, que son dos jugadores parecidos. Los minutos hay que repartirlos, lo ideal es que los dos estén preparados para ayudar y el reto es que los altibajos sean los mínimos. Pueden jugar juntos, pero su juego es parecido: necesitan crear con el bote, necesitan el balón...»

Por lo que se refiere a Carlos Suárez, repitió lo que dijo sobre él en la última rueda de prensa: «Está en un proceso de 8 meses sin entrenar ni jugar. No es nada fácil. Es importante el ritmo de entrenamientos y partidos. Estas dos semanas le van a venir muy bien. Es un jugador que nos puede empujar y ayudar mucho. Junto con Alberto, nos da este plus de dureza. Pronto va a entrar en la rotación. Tiene una gran mentalidad», aseguró.

El técnico repitió que Tim Abromaitis es una de las mejores noticias de lo que va de temporada para el Unicaja: «Es el jugador más regular que tenemos; nos da mucha consistencia y es de las mejores noticias en esta primera parte de año».

En el último partido, Norris Cole cometió un grave error al forzar una falta antideportiva en los últimos segundos que le costó al Unicaja unos cuantos puntos en el average, que pueden ser decisivos en la lucha por ir a la Copa. Katsikaris se mostró molesto por esto: «Cada partido lo hablamos que cada punto es importante para ir a la Copa. Hasta en verano ya explicamos que cada punto vale oro. Cole tiene mucho carácter. Quizás tuve que cambiarlo el otro día. Tenía sangre y estaba cabreado. Estaremos alerta para que no vuelva a pasar». Katsikaris también recordó cómo fue su llegada. «Nosotros teníamos a Marco Spissu, un jugador muy distinto. Pero los médicos dijeron que tenía riesgo de lesionarse. No me sorprende su buen nivel en el Unics Kazan. Es un jugador con carácter, con calidad; un base puro», dijo.

La Copa del Rey de Granada centra ahora toda la actualidad del equipo, que necesita al menos 4 victorias más en las próximas 6 jornada. «Estamos en la lucha muchos equipos. Soy optimista. Hay presión, pero es autopresión, autoexigencia. Cada partido será muy duro. Sin presión no puedes llegar a ningún lado. Con un mal resultado te puedes quedar fuera; en esa situación estamos muchos equipos. No tenemos margen de error. Después del parón tenemos que estar preparados porque se avecinan muchos partidos decisivos seguidos. El equipo está muy bien físicamente para poder competir a buen nivel estas próximas semanas. Soy de la filosofía de ir partido a partido, solo pensar de dos en dos semanas como máximo. Creo en este equipo. Tenemos un equipo para competir, para trabajar bien».

Katsikartis también habló de los cambios en la dirección del club el pasado verano. «Solo me preocupaba lo deportivo: los contratos, de a quién podemos fichar, etc. López Nieto tiene las cosas claras. Está trabajando bien. Ama el baloncesto y la relación es muy buena. Está viajando con el equipo. Es un hombre de deporte y eso se nota, hay más facilidad para tener feeling».

Katsikaris también se acordó de la afición y de ese apoyo del Carpena. «Los que van, lo dejan todo. Parecen muchos más de 4.000. El Unicaja es un equipo con mucha historia y con una trayectoria impecable en los últimos años. En el descanso contra el Fuenlabrada recibí muy bien los pitos, nos ayudaron. Me gusta la exigencia que hay, es alta. Sabemos la responsabilidad que tenemos. El club está poniendo las bases para ser más fuertes en el futuro», finalizó el coach griego.