El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, destacó ayer el aumento del ritmo de vacunación, con el que el Gobierno pretende vacunar al 70 por ciento de la población mayor de 16 años a finales de junio, y volvió a pedir «responsabilidad» porque la Covid «no ha terminado». Bendodo, que asistió ayer sábado a una reunión comarcal del PP en Cártama, recordó que ahora hay algo menos de 700 andaluces hospitalizados, por lo que insistió en que «no olvidar que el virus sigue entre nosotros» y que estamos en «los últimos metros».

El también portavoz del Gobierno andaluz manifestó que Andalucía está haciendo un esfuerzo «titánico» para acelerar la vacunación y celebró que «los esfuerzos dan sus frutos». El titular de Presidencia, que reiteró que el Gobierno andaluz es «estable» y agotará la legislatura, destacó el esfuerzo de los sanitarios para que este aumento de ritmo sea posible, ya que –a su juicio- están trabajando «al doscientos por cien». «Esta semana hemos puesto 619.000 vacunas en Andalucía, pero queremos vacunar a mayor ritmo», afirmó Bendodo, que explicó que la semana que entra se habrán puesto seis millones de vacunas, el 50 por ciento de los mayores de 16 tendrán dosis puesta y más de 2 millones las dos.

Por otra parte, Bendodo advirtió que los indultos a los presos del ‘procés’ son solo «la primera fase» del «pago de favores» a los independentistas de Cataluña para mantener a Pedro Sánchez en la Moncloa; y que en una segunda fase «vendrán los privilegios a Cataluña y llegará la lluvia de millones». Al respecto, señaló que «Andalucía va a estar muy atenta» porque «no permitiremos que se discrimine a nuestra tierra por la estrategia de Sánchez de mantenerse en el sillón».

Bendodo animó ayer a los asistentes al acto de Cártama a participar en la convocatoria de hoy en calle Larios para mostrar el rechazo a los indultos. «Los indultos son insultos y son el pago por el sillón de la Moncloa», dijo el dirigente ‘popular’, quien aseguró que «eso lo saben todos los españoles, le pese a quien le pese». «Es una tomadura de pelo porque los golpistas no están ni mucho menos arrepentidos, es más, piensan volver a hacer lo mismo», señaló. Durante su intervención, subrayó que «mientras para Sánchez la prioridad son los indultos», el Gobierno andaluz está centrado en la recuperación de la economía tras la pandemia y en la vacunación.

Sobre este primer punto, señaló que las reivindicaciones del PP en los municipios de la provincia de Málaga cuando estaban en la oposición, ahora están pasando a ser inversiones, como es el caso del acceso a Alhaurín de la Torre por la A-7. Bendodo también dijo que en Andalucía el gobierno del cambio es «un gobierno fuerte y estable con la intención y vocación de acabar la legislatura», apoyándose en las mejoras conseguidas con Juanma Moreno al frente de Andalucía. Se refirió así a ser «líderes» en autónomos o en exportaciones, algo que, puntualizó, «antes era impensable». También, defendió las bajadas de impuestos «para que el dinero se quede en los bolsillos de la gente para consumir y así recaudar más», frente al «socialismo, que sube impuestos para engordar la administración». En esta línea, criticó «el socialismo, mientras tanto, nos fríe a impuestos y nos sube la luz», concluyó.