El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha insistido en reclamar este miércoles a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que permita que se pueda dispensar desde ya la cuarta dosis de la vacuna contra el coronavirus a los mayores que viven en residencias e incluso a los que viven en sus domicilios, a partir de determinada edad, como podrían ser los 70 años.

En declaraciones a Canal Sur Radio, recogidas por Europa Press, Aguirre ha explicado que en la pasada reunión del Consejo Interterritorial de Salud ya hizo esa petición a la ministra y que se está a la espera de respuesta. Ha apuntado que si contara hoy mismo con el "plácet", mañana ya se podría empezar con esa vacunación de la cuarta dosis en residencias porque hay importante estocaje de vacunas.

El consejero ha expresado su preocupación por que estén aumentando los casos de positivos en coronavirus a partir de los 80 años, debido a que esa población ya va perdiendo la inmunidad que proporciona la vacuna al haber pasado más de seis meses desde que se le suministró la tercera dosis.

En estos momentos, según ha agregado, ya se ha suministrado una cuarta dosis de la vacuna a ciudadanos inmunodeprimidos, pacientes oncológicos o personas mayores de 40 años con síndrome de Down.

El consejero ha señalado que si mañana mismo se pudiera empezar a suministrar la cuarta dosis a los mayores de residencias, en una semana estarían todos vacunados. Seguidamente, según ha agregado, se procedería a la vacunación con la cuarta dosis de los mayores que viven en sus domicilios, a partir de una edad determinada, como podrían ser más de 70 años, y del personal sanitario y sociosanitario.

"Si me dieran el plácet, mañana mismo se podría empezar y en una semana tendrían la cuarta dosis en todas las residencias", ha indicado el consejero, quien ha apuntado que Andalucía ha sido la comunidad que ha abierto este debate y confían en que cuente con el visto bueno del ministerio.

El consejero ha reconocido que está costando incitar a la población a la vacunación de la tercera dosis de la vacuna, de manera que en este momento hay 4,3 millones de andaluces que se ha puesto ya esa tercera dosis. Ha apuntado que aún hay 270.000 andaluces que no se ha puesto ninguna vacuna, principalmente de la franja de edad de 30-50, que es donde hay en este momento mayor incidencia acumulada de casos y mayor número de ingresos hospitalarios.

La incidencia más baja, según ha añadido, está en la franja de edad de 20 años para abajo, mientras que en la franja de edad de 80 años para arriba se está empezando a ver un aumento de casos debido a que esas personas ya empiezan a perder la inmunidad tras haber pasado varios meses del suministro de la tercera dosis de la vacuna.

"No toca" hablar de las mascarillas

También ha hablado Jesús Aguirre sobre el debate en torno a la posible eliminación de las mascarillas en interiores, afirmando que "no toca todavía" y ha apostado claramente por su mantenimiento como una efectiva medida de seguridad para evitar contagios por coronavirus.

El consejero de Salud ha indicado que la Junta de Andalucía sólo ha planteado la posible eliminación de mascarillas para los escolares en las aulas, tras la Semana Santa, con el fin de facilitar el aprendizaje de los niños. Ha recordado que la población de 20 años para abajo es la que tiene en este momento la incidencia acumulada de casos más baja.

Mientras comunidades como la de Madrid reclaman la eliminación de mascarillas en espacios interiores, la Junta de Andalucía es reacia a esa supresión y considera que todavía "no toca" ese debate.

Aguirre ha considerado que una eliminación de la mascarilla en interiores bajaría claramente la percepción de riesgo por parte de la población, algo que hay que evitar porque el virus sigue entre nosotros y hay que seguir manteniendo precauciones. De hecho, la Junta recomienda el uso de la mascarilla en situaciones de aglomeraciones de gente, como las que se darán con toda probabilidad en la Semana Santa.

"La mascarilla es el elemento más efectivo de cara a un posible contagio", según ha recalcado el consejero de Salud, quien ha insistido en la necesidad de que siga siendo obligatoria en espacios interiores.