El pasado 16 de mayo se daban cita en el Restaurante Beluga (Málaga) restauradores y chefs de la ciudad, en un tributo a las raíces del mar y de la tierra. Un evento gastronómico exclusivo dirigido por el chef Diego René que fusionaba en un único plato toda la esencia del atún rojo de Balfegó cocinado en cuatro texturas diferentes y teniendo como único compañero el aceite de oliva virgen extra de Castillo de Canena.

Que Restaurante Beluga sea un referente en la oferta gastronómica malagueña no es de extrañar, bajo los mandos se encuentra el chef Diego René, quien se encargó personalmente de dirigir esta magnifica cata donde la excelencia en materia prima era fundamental. Para esta ocasión Diego elaboró una receta de atún cocinado en diferentes texturas. Concretamente morrillo de atún rojo, espuma de atún, demiglass de sus espinas y buñuelo de galete. Una elaboración única que deja al descubierto la pasión de Diego por la excelencia en gastronomía con una cocina pura y colmada de matices.

En Balfegó son líderes mundiales en la comercialización en fresco, su atún se considera el ibérico del mar. Pescan entre los meses de mayo y junio. Una vez capturados, los atunes son introducidos en sus instalaciones acuícolas situadas a 5km de L’Ametlla de Mar (Tarragona). Esto les permite comercializar el atún rojo fresco los 365 días del año con una estabilidad de calidad única en el mercado. En su afán por perseguir la excelencia, Balfegó ha conseguido ser la única empresa del mundo que extrae los atunes del mar en su punto óptimo de grasa.

En la elaboración de este plato se ha contado con Castillo de Canena, quienes cuentan con una historia olivarera que arranca en 1780 y deben su nombre al castillo familiar que se alza en la loma del municipio de Canena (Jaén). En Castillo de Canena buscan la excelencia en cada una de sus variedades de aceite de oliva virgen extra, tanto es así que por cuarto año consecutivo han sido galardonados con la más alta puntuación según la guía Flos Olei (la más prestigiosa guía de aceite de oliva virgen extra del mundo).

Narbona Solís ha contado, además, con la cata de vinos procedentes de una de las Bodegas Malvajío, una bodega artesanal fundada en 2006 por el enólogo Antonio Mérida.