Unicaja Banco y Liberbank ya son oficialmente una sola entidad financiera tras haber efectuado este viernes el proceso de inscripción de la escritura pública de fusión en el Registro Mercantil de Málaga, tal y como se había anunciado hace unos días. Siete meses después de que los consejos de administración de ambos bancos alcanzaran el acuerdo para su integración y una vez culminado también en estas últimas semanas el proceso de autorizaciones regulatorias preceptivas, la nueva Unicaja es por fin una realidad y se convierte en el quinto banco español en dimensión, con casi 113.000 millones de euros en activos, presencia en el 80% del país y más de 4,5 millones de clientes. La fusión ha culminado en el período estimado, cumpliendo así el calendario previsto.

Las acciones del nuevo banco, que mantiene su sede en Málaga y la marca corporativa Unicaja Banco, empezarán a cotizar este próximo lunes 2 de agosto, día en el que ya no lo harán las de Liberbank, según han explicado las dos entidades en unos comunicados remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La presidencia de la entidad combinada corresponderá a Manuel Azuaga, actual presidente de Unicaja Banco, mientras que el puesto de consejero delegado será para Manuel Menéndez, hasta ahora CEO de Liberbank.

Unicaja Banco, constituida hace 30 años a partir de un grupo de cinco cajas de ahorros locales andaluzas con orígenes que se remontan incluso hasta las postrimerías del siglo XIX, da así un nuevo salto de dimensión que la sitúa como entidad de referencia en seis comunidades, entre ellas lógicamente Andalucía, aglutinando el negocio de veinte antiguas cajas de ahorros. Por delante de la entidad malagueña se sitúan únicamente, en cuestión de tamaño por volumen de activos, CaixaBank, Santander, BBVA y Sabadell.

De izquierda a derecha: Teresa Sáez, secretaria del Consejo de Administración de Unicaja Banco, Ángel Rodríguez de Gracia, hasta ahora consejero delegado de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco, Pedro Rivero, presidente de Liberbank, Manuel Menéndez, consejero delegado de Unicaja Banco (hasta ahora consejero delegado de Liberbank), Jesús María Alcalde, secretario del Consejo de Administración de Liberbank

El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, ha señalado que con la fusión se conforma una entidad "con una situación de fortaleza financiera y un mayor tamaño que permitirá afrontar mejor los desafíos a los que se enfrenta el sector, y continuar apoyando la recuperación económica del país". Azuaga ha añadido que el banco seguirá "manteniendo la cercanía y vinculación al territorio como valores compartidos por las dos entidades y la senda de las buenas prácticas de gobierno corporativo".

Por su parte, Manuel Menéndez, consejero delegado de la nueva entidad, ha destacado que la operación "aportará valor para accionistas, clientes y empleados, mejorando los niveles de eficiencia y rentabilidad, y permitirá reforzar la posición de mercado en banca minorista, con un balance robusto y de calidad". Asimismo, les permitirá "seguir respaldando a las familias y empresas en la satisfacción de sus necesidades financieras".

La operación de fusión se realizará mediante la absorción de Liberbank por parte de Unicaja Banco, con la disolución de la primera y la transmisión en bloque de su patrimonio al banco malagueño, que adquirirá sus derechos y obligaciones. Este fin de semana se realizará una ampliación de capital para atender el canje de acciones con el que se materializará la fusión. Se ha establecido una ecuación de canje de una acción de Unicaja por cada 2,7705 títulos de Liberbank, lo que dejará un reparto de pesos en la entidad resultante del 59,5% para los actuales accionistas de la malagueña y del 40,5% para los de Liberbank.

Para la ejecución de la operación, Unicaja Banco aprobó en su Junta General del 31 de marzo una ampliación de capital, sin derecho de suscripción preferente por sus accionistas, en la cuantía necesaria para atender el citado canje, lo que ha supuesto un total de 1.075,07 millones de acciones de un euro de valor nominal cada una. Como consecuencia de la fusión, el capital social de Unicaja Banco queda fijado en 2.654.833.479 acciones de un euro de valor nominal cada una, de la misma y única clase y serie.

El momento de la firma.

La integración, que entra ya en su fase operativa, prevé mejorar la rentabilidad de la entidad combinada con unas sinergias de costes de 192 millones anuales, de forma plena a partir de 2023. La sede social del nuevo banco estará en Málaga, donde tiene su domicilio Unicaja Banco, pero contará además con centros operativos en esa ciudad andaluza, en Oviedo, clave para Liberbank, y en Madrid.

Las entidades empezaron a negociar su unión en 2018 y, aunque en mayo de 2019 decidieron romperla, la pandemia de Covid y la presión por ganar rentabilidad animó a ambas a darse una nueva oportunidad en octubre de 2020, llegando ambos consejos de administración a un acuerdo de proyecto a finales del mes de diciembre. Las respectivas juntas de accionistas dieron su aprobación al mismo este pasado mes de marzo.

El consejo del banco contará con 15 miembros: nueve procederán de Unicaja y seis de Liberbank. Dos de los consejeros serán ejecutivos (Azuaga y Menéndez), otros siete serán dominicales y seis independientes. Figuran como dominicales Juan Fraile, Petra Mateos-Aparicio, Manuel Muela y Teresa Sáez por Unicaja, y Felipe Fernández, Ernesto Luis Tinajero y David Vaamonde por Liberbank. Como independientes, cuatro llegan de Unicaja (María Luisa Arjonilla, Ana Bolado, Manuel Conthe y Manuel González Cid) y dos de Liberbank (Jorge Delclaux y María Luisa Garaña). La única cara nueva es la de Manuel González Cid, exdirector financiero de BBVA y asesor de Cerberus en España.

La entidad combinada está presente en el 80% del territorio nacional, manteniendo su condición como entidad de referencia en Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla-LaMancha, Castilla y León, y Extremadura, y "con capacidad para competir en otros mercados como Madrid, donde mantiene una tradicional presencia".

El nuevo grupo refuerza su posición en banca minorista en España, con más de 4,5 millones de clientes y cuotas de mercado sustanciales en todos los productos clave:depósitos (4,7%), créditos (4,2%) y recursos fuera de balance (3,3%).

Unicaja Banco ha resaltado su balance "sólido y saneado (con significativas posiciones en solvencia, coberturas y un bajo nivel en morosidad)", y un equipo profesional "con amplia experiencia en generar valor mediante procesos de integración".

Empleo y oficinas

La fusión cuenta con unos 9.700 trabajadores (cerca de 6.000 de Unicaja y 3.767 de Liberbank) y alrededor de 1.400 oficinas (826 de Unicaja y 575 de Liberbank). Pese a que el solapamiento comercial de ambas entidades es reducido, habrá evidentemente un impacto de reducción de empleo y de red. Según dijeron en su momento Azuaga y Menéndez, será "muy limitado". Los primeros que conocerán las cifras, cuando se concreten por parte de la dirección (probablemente a partir de septiembre), serán en todo caso los representantes sindicales. La integración requiere de unos costes de reestructuración de 540 millones (un 70% irá destinado a sufragar el ajuste de plantilla y oficinas) pero generará también el antes mencionado ahorro anual recurrente de 192 millones a partir de 2023.

Manuel Azuaga y Manuel Menéndez. La Opinión

En junio, además, se conoció que Liberbank había decidido prejubilar antes de que se materializa la fusión a cerca de 750 empleados del banco mayores de 57 años que ya estaban en excedencia, lo que le permitirá adelantar los ahorros de costes previsto.

Ambas entidades presentaron hace unos días sus últimas cuentas por separado, correspondientes al segundo trimestre de 2021 (el próximo lo harán ya como una sola entidad). Así, el Grupo Unicaja Banco ha obtenido un beneficio neto de 70 millones de euros en el primer semestre del presente ejercicio, lo que supone un aumento del 15% respecto a junio de 2020, a pesar de las nuevas dotaciones extraordinarias realizadas por la situación Covid.

Liberbank, por su parte, perdió 68 millones hasta junio, frente a las ganancias de 14 millones del año anterior. El resultado negativo responde a la provisión extraordinaria de 143 millones que ha realizado para anticipar el coste de prejubilar a los cerca de 730 empleados que actualmente estaban en excedencia.

Continuidad en la operatoria de clientes sin nuevos trámites

Con la integración, los clientes de Liberbank, que pasan a ser clientes de Unicaja Banco, no tendrán, durante el período transitorio hasta que se produzca la plena integración tecnológica y operativa, ningún impacto en su operatoria bancaria. Unicaja Banco se subroga, por sucesión universal, en todos los derechos y obligaciones de Liberbank. Este cambio se produce con el mantenimiento de las condiciones de los contratos que Liberbank tenía concertados con sus clientes, tanto de créditos y préstamos como de ahorro e inversión.

"Los hasta ahora clientes de Liberbank no tienen que realizar ningún trámite ni gestión. De momento, las cuentas corrientes y las libretas de ahorro no cambiarán de numeración, y no habrá ningún cambio en la domiciliación de recibos ni en las transferencias", ha explicado el banco malagueño.