La plantación de limonium que se encuentra en los Baños del Carmen es de mayor importancia de lo que se creía. De hecho, se trata de una especie nueva que hasta la fecha sólo se localiza, en todo el planeta, en este rincón del Este de Málaga.

Sus descubridores, la académica de Ciencias y profesora de la UMA Blanca Díez Garretas y Matthias Erben, profesor de la Universidad de Munich, le han puesto el nombre de Limonium carminis, en honor de los Baños del Carmen.

Ha sido precisamente Blanca Díez Garretas quien ha dado a conocer la noticia hace unos días en la publicación científica ‘Flora Montibérica’. Se da la circunstancia de que esta profesora de la UMA ya dio a conocer en 1981 otra especie nueva de limonium entre los acantilados costeros entre Torremolinos y Almuñécar, a la que le dio el nombre de Limonium malacitanum o siempreviva malagueña.

Fue además la académica de Ciencias quien hace justo un año comunicó a La Opinión de Málaga que la especie del Balneario no se correspondía con el Limonium malacitanum, como constaba en el cartel informativo de la Consejería de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, que tras la insistencia de la Asociación de Vecinos de Pedregalejo, en 2019 valló este espacio y lo identificó.

La mala noticia es que esta novedad mundial sólo está representada en la actualidad en el Balneario por 30 individuos, ya que los temporales de noviembre pasado mermaron la población en alrededor de un cincuenta por ciento, calcula la profesora.

Limonium carminis. A. V.

«En peligro crítico»

Dada la pequeña población de esta planta costera, situada además en unos 100 m2, «en una zona sometida a remodelación urbana», detalla el artículo, la evaluación provisional de su estado de conservación es que está «en peligro crítico», de acuerdo con las categorías de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Adolfo García, de la Asociación de Vecinos de Pedregalejo, un colectivo que ha criticado en varias ocasiones a la Junta de Andalucía por la lentitud a la hora de proteger esta planta costera, recordó que el derribo de unas casetas en el frente marítimo del Balneario desprotegió al hoy Limonium carminis frente a los temporales, como se ha constatado varias veces.

Sin embargo, también informó de que cuando se eliminaron las pistas deportivas del Balneario, personal de la Junta aprovechó para retirar algunos ejemplares de limonium con el fin de salvaguardarlos, por lo que la Junta contaría con una pequeña reserva con la que suplir las pérdidas .

Adolfo García también recordó que en 2019 la Dirección General de Costas ya dio el visto bueno a cualquier tipo de rocalla o elemento que hiciera de pantalla entre el embate de las olas y las plantas. El pasado diciembre la Consejería de Desarrollo Sostenible repuso el vallado destrozado por el temporal de noviembre.

El responsable vecinal también recordó que el proyecto básico de reforma del Balneario plantea un lateral ajardinado «con vegetación autóctona», a partir de la semilla «de individuos existentes cultivados en viveros y plantados para evitar intercambios genéticos».

Limonium carminis ÁLEX ZEA.

Para Adolfo García, la recuperación que el proyecto prevé de esta nueva especie tiene que ir acompañada de un «cambio radical» en el proyecto de vegetación para los Baños del Carmen: «Es el momento de repensar qué especies hay que plantar ahí, darle la vuelta a todo y plantear vegetación autóctona mediterránea».

Para el dirigente vecinal, el actual planteamiento de mantener los eucaliptos y plantar palmeras «es una barbaridad». Por este motivo, pidió «más sensibilidad» al alcalde, Francisco de la Torre.

Respuesta de la Junta

Por su parte fuentes de la Delegación de Desarrollo Sostenible infomaron ayer a este diario de que tienen previsto reforzar la población de limonium «con ejemplares producidos a partir de semillas recogidas de los Baños del Carmen» en 2009, ahora mismo en jardines botánicos. Además, indicaron que tanto a este núcleo como al nuevo «se le hará un seguimiento».

Por último, plantean un nuevo cerramiento en una zona «menos expuesta a los temporales, principal amenaza en la actualidad» y que cumpla con los requisitos de grado de insolación y sustrato. También se valorará «el que quede incluido dentro del proyecto urbanístico» del Balneario.