Kiosco

La Opinión de Málaga

Precios al consumo

La inflación marca el peor dato que se recuerda en Málaga con un 10,6%

La cesta de la compra se encarece un 14%, el uso del coche un 26% y la energía un 34% - El IPC en la provincia aumenta en junio un 2% y se mantiene por encima de la media interanual española (10,2%) - Sigue subiendo el gasto en transporte por el alza de carburantes y en restauración

Una imagen del mercado de Atarazanas. Alex Zea

La inflación sigue disparada y ha roto en Málaga la barrera de los dos dígitos en el mes de junio. Según los datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el IPC interanual en la provincia se ha colocado en el 10,6%, cuatro décimas por encima del dato del conjunto de España (10,2%) y marcando además su tasa más alta desde 1994, periodo desde el que está disponible actual serie a nivel provincial. Hasta ahora, la cifra más alta en Málaga era el 10,1% que se registró en marzo, justo después de que comenzara la invasión rusa de Ucrania. La escalada de precios en la cesta de la compra, las gasolinas, la energía o la restauración son los principales factores que siguen explicando el fortísimo aumento del IPC, que está castigando duramente la economía de las familias. En el mes de junio en concreto, la inflación subió en la provincia un 2% respecto a mayo, frente al 1,9% de incremento que se registró de media nacional.

La evolución de los precios en los últimos doce meses (junio de 2021-junio de 2022) revela que la cesta de la compra (alimentos y bebidas no alcohólicas) subió un 12,9% en España y un 14% en Málaga. En el mes de junio en concreto, este apartado registró incrementos del 1,8% en el país y del 2,1% en la provincia.

En el apartado de vivienda y de su consumo energético (agua, electricidad, gas y otros combustibles), las tablas del INE revelan un avance anual del IPC del 19% a nivel nacional y un 16,9% en la provincia. Junio en particular ha dejado un aumento de precios del 3,4% y del 3,6% respectivamente.

El gasto en el segmento de transporte, por su parte, continúa también con su espiral alcista debido al incesante incremento de los carburantes. En Málaga los precios subieron el pasado mes un 4,9% tanto en la provincia como en el conjunto de España, lo que deja los incrementos anuales en el 20% en el primer caso y en el 19,2% en el segundo. El efecto de la subida de la gasolina se sigue viendo particularmente en el apartado de utilización de vehículos personales. En junio, los precios en este capítulo subieron un 6,7% en España y en Málaga, lo que lleva el incremento anual al 25,2% en el caso nacional y en el 26,4% en la provincia.

También el desembolso para comprar un vehículo revela importantes aumentos. En Málaga es un 7% más caro que hace un año y en España un 6,9%. Junio muestra en este apartado un alza mensual de precios del 0,6% en la provincia y del 0,7% en el conjunto del país.

Pero en todo caso, la mayor subida anual constatada por el INE, y aplicando un mayor nivel de detalle en el apartado de gasto, se registra en el desembolso en electricidad, gas y otros combustibles, cuya dinámica de alcista se ha disparado a raíz del inicio de la invasión rusa de Ucrania el pasado mes de febrero. En España, la inflación anual en este apartado es del 39,9% y en Málaga del 34,1%. El mes de junio ha dejado nuevos aumentos del orden del 7,3%-7,4% tanto en la provincia como en el país. Cabe recordar que el pasado mes de marzo se llegó a una tasa de subida anual del 80% y, aunque se ha atemperado algo, sigue en niveles altísimos.

Por su parte, restaurantes y hoteles muestran un encarecimiento interanual de sus precios del 7,2% en España y del 9,1% en Málaga, tras elevarse el IPC de junio un 1,3% en el conjunto nacional y un 1,9% en la provincia.

En el apartado de muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar, la inflación subió en junio un 1,1% en Málaga y un 0,7% en España. Así, esta rama del consumo está ahora, respectivamente, un 9,1% y un 6,5% más cara que hace un año.

En cuanto al vestido y calzado, las subidas interanuales son del 2,4% a nivel nacional y del 1,6% en la provincia, tras bajar los precios en junio un 0,6% en el conjunto nacional y un 1,9% en el caso malagueño. En este apartado textil se han dado prácticamente las únicas bajadas del IPC en junio, seguramente por la incidencia de la campaña de rebajas

La CEOE y Funcas creen que la inflación se mantendrá elevada en el corto plazo

La patronal CEOE ha pronosticado que la inflación se mantendrá elevada en el corto plazo, después de que en junio se haya situado en el 10,2% en tasa interanual, el dato más elevado desde abril de 1985.

Los empresarios han destacado que el encarecimiento de los productos energéticos continúa siendo el principal elemento inflacionista debido al incremento de las materias primas en los mercados internacionales, y resalta que también comienzan a observarse aumentos de precios notables en otros componentes, como los alimentos.

La inflación subyacente ha aumentado seis décimas en junio, situando su tasa de variación en el 5,5% interanual, casi cinco puntos por debajo del IPC general, lo que estaría reflejando, según la CEOE, el "esfuerzo" del tejido productivo, en una situación todavía "muy delicada" para muchos sectores, de no repercutir todo el aumento de costes en sus precios finales de bienes y servicios.

"Hay que tener en cuenta que gran parte del incremento de precios que se observa en muchos componentes del IPC obedece a factores externos a la economía española, como las consecuencias del conflicto bélico y los problemas de suministro", ha subrayado la CEOE.

Además, afirma que la prolongación de la guerra de Ucrania y las sanciones económicas impuestas a Rusia pueden seguir condicionando la evolución de los precios de algunas materias primas, entre otras, gas, petróleo, cereales o aceites, que a su vez repercuten sobre la composición del precio de otros muchos productos.

En este contexto, la CEOE asegura que resulta "especialmente relevante" evitar un escenario en el que los aumentos de los precios y salarios se retroalimenten entre sí, para no producir efectos de segunda ronda que lleven a una espiral inflacionista.

Por su parte, Funcas prevé que la inflación continúe en tasas superiores al 10% en julio y en agosto. Tras registrarse en el sexto mes del año una tasa superior a la esperada, Funcas ha ajustado sus previsiones de inflación, aunque advierte de que están "sujetas a un grado de incertidumbre superior al habitual". Así, en su escenario central, que toma como referencia un precio del petróleo de 110 euros, estima que la tasa bajará en los meses posteriores, hasta situarse en torno al 8% en diciembre.

De este modo, la tasa media anual del IPC será del 8,9% para este año, de acuerdo con sus cálculos. Para 2023, Funcas espera una tasa media anual del 4,8%, con un IPC del 3,5% en diciembre.

María Jesús Fernández, economista senior de Funcas, ha afirmado que "no se observan, por el momento, señales de ralentización en el ritmo de encarecimiento de la cesta de la compra".

Compartir el artículo

stats