‘Bruce Lee’ es el apodo perfecto para alguien que no ha parado de luchar. Así sobrenombró su tío a José Francisco, por nacer con los ojos achinados y los puños cerrados. Pero esos puños no esperaban enfrentarse a una lucha física, sino mental, la lucha por conseguir un futuro y por romper los estereotipos creados en torno a la cultura gitana.

José Francisco Gómez Heredia nació y creció en la barriada malagueña de Los Asperones. En el colegio ‘María de la O’ comenzó su etapa de estudiante, y en ese mismo centro hay ya colocada una estrella, que se encuentra por encima de todas las demás, en honor a él, por llegar a lo más alto y convertirse, con 26 años de edad, en el primer gitano de Los Asperones en conseguir un título universitario. 

Nunca ha parado de estudiar. Después de finalizar Bachillerato, entró en un módulo de animación, donde se empezó a interesar por lo social. Tras finalizar el módulo, se matriculó en la Universidad a Distancia (UNED), para finalmente matricularse en la Universidad de Málaga en el grado de Educación Social. Se graduó en junio de este año, y ya ha cruzado el charco para trabajar durante cuatro meses en Perú gracias a una beca universitaria.

“Me gusta mucho la educación de calle y aquí en Andalucía eso se está perdiendo. Me gusta esa parte de los barrios porque yo creo que es donde más puedo ayudar"

Las necesidades que notaba que existían en su barrio le despertaron el interés por lo social. “Me gusta mucho la educación de calle y aquí en Andalucía eso se está perdiendo. Me gusta esa parte de los barrios porque yo creo que es donde más puedo ayudar. Pero al final como educador me gustan también los centros de menores, el trabajo con las familias, las personas mayores…”, cuenta Gómez Heredia.

Su trayectoria educativa es amplia, pero sus expectativas son seguir formándose. "El próximo paso es sacarme el inglés porque me cuesta mucho trabajo, pero cuando lo apruebe, quiero hacer algún máster, e incluso irme fuera de Málaga a hacerlo, como al País Vasco", explica el educador social.

José Francisco Gómez cuenta que siempre ha disfrutado mucho de su etapa de estudiante, desde el colegio hasta la universidad. Sin embargo, ha tenido que pasar por momentos difíciles en el proceso y ha peleado contra el estereotipo por ser gitano. “Yo me he encontrado con gente que me han dicho que siendo gitano qué hago estudiando. Creo que la cultura gitana se ha unido mucho históricamente a la cultura de lo marginal, y parece que ser gitano y estudiar es incompatible”, explica Gómez Heredia. 

En el Día de los Gitanos Andaluces (22 de noviembre), el colegio María de la O del Barrio de los Asperones, ha querido animar a todos sus estudiantes a continuar la etapa del estudio. Un evento al que ha acudido el rectorado de la Universidad de Málaga para mostrar su apoyo al centro y reconocimiento al estudiante recién graduado.

“Estamos agradecidos de que José Francisco haya elegido la universidad de Málaga para formarse, y me siento orgulloso de poder decir que tenemos un estudiante gitano graduado y que hay más gitanos estudiando en esta universidad”, expresó José Ángel Narváez, el rector de la Universidad de Málaga, “a la Universidad le interesa que los gitanos estén en ella para que seamos mejores”. 

El rector de la Universidad de Málaga junto a José Francisco Heredia, el primer graduado de la barriada de los Asperones Alex Zea

Hay que cambiar el concepto que hay de los gitanos, tenemos que formarnos, porque eso es lo que nos da calidad de vida. Hay gente que vale muchísimo y que están en casa o buscando chatarra. La mejor manera de decir ‘yo soy gitano’ es ponerse a estudiar y ponerte un objetivo y sacarlo. Estudiar es lo que nos abre todas las puertas”, reivindica el educador social. 

El joven siempre ha contado con el apoyo de sus padres, quienes desde pequeño le han inculcado la importancia de estudiar. Por eso, en todo momento ha tenido claro que su obligación era formarse. “Hay que revelarse, y la mejor manera de revelarse es ir al colegio”, concluyó como consejo a los niños de su barrio.