El técnico del Málaga CF, Pablo Guede, se la juega de nuevo en Tenerife. Si viajaba en la recta final de la pasada temporada con la necesidad de atar la permanencia, la visita de hoy al Heliodoro Rodríguez López (21.00/LaLiga SmartBank TV) está condicionada por el pésimo arranque liguero que arrastra.

El cuadro malaguista sólo ha podido sumar una victoria, precisamente en el feudo de un Mirandés que cierra la tabla donde los de Guede son penúltimos (ver la clasificación). Es un choque propicio para cambiar definitivamente el curso de las cosas, porque los insulares apenas han podido sumar un punto más. Tienen en su casillero un triunfo y un empate ante su afición, pero cayeron derrotados en sus tres desplazamientos.

Guede se quita la presión de la mejor forma posible. «No veo ni leo nada, solo trabajo», aseguraba en la rueda de prensa previa al viaje hasta Santa Cruz de Tenerife. Y expresaba que en el seno de la entidad de Martiricos mantiene el apoyo «tanto de José María Muñoz como de Manolo Gaspar». Defiende que ambos le dan «tranquilidad y apoyo para seguir adelante».

En la convocatoria facilitada este domingo, el zaguero Andrés Caro sigue con dolores en el rotuliano, según el propio entrenador, por lo que se incorporó a la expedición el joven canterano Moussa. Asimismo, Guede volvió a hablar de las numerosas bajas en la posición de central y reconoció que Unai Bustinza y Juande Rivas «están, pero con pequeñas molestias».

El que presenta un estado óptimo es el centrocampista Dani Lorenzo, al que también se refirió el entrenador: «La semana la hizo de forma correcta». En las filas rivales la enfermería también arroja muchas bajas. Al respecto, Pablo Guede expresa que el Tenerife tiene «jugadores determinantes en las posiciones decisivas», con lo que va a su juicio estar en la pelea: «Está llamado a estar arriba».

Así considera que es un «equipo sólido, que tiene un entrenador con la idea de juego muy clara, con un montón de movimientos asentados». Es precisamente esa falta de idea clara para salir al campo lo que a juicio de muchos aficionados condiciona la continuidad del técnico blanquiazul. En su pizarra y de cara al choque de esta noche, la principal duda está en el eje de la zaga, donde se desconoce si apostará por Bustinza o por Juande.

Lo normal es que mantenga a Fran Sol y Rubén Castro como principales referencias en la vanguardia y que N’ Diaye y Febas sean los encargados de abastecerlos de balones y de abrir las líneas defensivas que Ramis plantee.

El balance de Guede desde su regreso a la escuadra donde brilló como futbolista es de ocho derrotas, la mitad en este mal comienzo de temporada, en un total de 13 partidos. Los brotes verdes veraniegos no han obtenido sus frutos y, aunque desde el comienzo pidió tiempo tras la llegada de tantos refuerzos, la mayoría de los aficionados exigen ya su destitución.

Hoy tiene una oportunidad propicia de enderezar esa estadística. Enfrente tiene a otro de los históricos de la categoría con pobres resultados y afectado por las bajas de sus dos mejores arietes: el ghanés Mohammed Dauda y el inglés Sam Shashoua, operado de pubis esta pasada semana.