La pandemia del coronavirus se ha cobrado la vida del escritor y abogado de origen boliviano y afincado en Marbella desde hacía décadas, Arturo Reque Cereijo.

El novelista, que estaba casado con la historiadora y también escritora Ana María Mata, no pudo a sus 86 años superar el virus a pesar de estar vacunado contra él.

Con su marcha, Marbella pierde a una de las personas que mejor conocía el municipio y que vivió de primera mano el desarrollo del turismo en el municipio.

«Si de algo puedo presumir es de haber conocido esa Marbella nada ficticia, nada sofisticada, auténtica, con personas auténticas, aún no maleadas», destacaba el abogado y escritor en una entrevista sobre su biografía para la asociación Marbella Activa y difundida a través de las redes sociales.

«Conocía muy bien la Marbella de los años 60 y la llegada del turismo, sobre todo del nórdico. Y lo contaba frecuentemente», explica el cronista oficial del municipio, el historiador y docente Francisco Moyano.

«Era amigo íntimo de Peter Viertel -guionista y marido de la actriz británica Deborah Kerr y que falleció en Marbella en 2007. Tenían una amistad muy estrecha. Reque fue una persona muy popular en Marbella y metida en acciones de carácter social. Cercano, muy buen conversador, excelente para una tertulia», agrega.

Reque nació en Madrid en 1935 y pasó su niñez en Cochabamba (Bolivia), de donde era oriundo su padre, el pintor Arturo Reque Meruvia, el único reportero de guerra que cubrió la Guerra del Chaco que a mediados de la década de los años 30 del siglo XX enfrentó a Bolivia y Paraguay.

En Cochabamba estudió en el colegio La Salle, donde compartió aula con el escritor Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura en 2010 y con el que se reencontraría años más tarde en Marbella.

Estaba casado con la historiadora y escritora local Ana María Mata y compartió pupitre con Mario Vargas Llosa en el colegio en el que estudiaron durante sus años de niñez en Bolivia

Regresó a España, país natal de su madre, en 1947 y prosiguió sus estudios en el instituto madrileño Ramiro de Maeztu, donde, en un libro de texto, supo por primera vez de Marbella.

La primera ocasión en la que visitó el municipio fue después de que su padre eligiera la ciudad como destino de vacaciones -hasta entonces la familia veraneaba en el norte de España- debido a la similitud de la sierra de su Cochabamba natal con la Sierra Blanca.

Estudió Derecho en Madrid y, tras licenciarse, se trasladó a Marbella, donde ejercía como abogado desde 1962.

En su faceta de escritor, Reque publicó, en Ediciones Algorfa, las novelas El Arcángel del Genal, en 2016; Arica: la Pampa también llora en 2018; y Hablaré de mi. (Imaynalla Nogamanta Parlaj), que presentó en la Feria del Libro de 2020 y cuyo protagonista es su padre. En el momento de su fallecimiento, Reque trabajaba en la segunda parte de la biografía de su progenitor.

«Tenía el empeño de divulgar su figura. Hizo un documental hace años de la figura de su padre como pintor, al que le puse voz», señala Moyano.

Para Javier Lima, de Marbella Activa, el abogado y escritor era «una persona muy afable, muy abierta».