La barriada Plaza de Toros, en Marbella, ha estrenado cuatro murales de inspiración marinera de 27 metros de altura por cinco metros de ancho en la fachada de tres edificios.

El artista local Álvaro Ortega ha sido el encargado de realizar las obras, que forman parte de una actuación de rehabilitación exterior de los inmuebles, ubicados en los números 8, 10 y 12 de la calle Salduba.

Se trata de una zona del municipio que se vio gravemente afectada por unas inundaciones que arrasaron el municipio a finales de 2016.

La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, ha visitado esta semana el resultado de los trabajos acompañada del representante de la empresa Cima Verticales, Juan Borja, adjudicataria de los trabajos en los inmuebles.

La regidora, que ha incidido en la complejidad de una obra artística de estas dimensiones, ha destacado que el objetivo de la iniciativa, «una vez solventados los problemas de seguridad y habitabilidad de los bloques, era dotarlos de un elemento diferenciador que se convirtiera en un reclamo para visitar la zona», por lo que ha animado a los ciudadanos «a descubrir esta sorprendente creación que recoge estampas tan nuestros como la Torre del Cable o un barco pesquero faenando en el Mediterráneo».

Por su parte, Borja ha señalado que la intervención en los edificios, que finalizará en el plazo de un mes, consiste en una rehabilitación integral de las fachadas mediante la limpieza con agua a presión, la retirada de los revestimientos en mal estado y el tratamiento con un producto fijativo previo a la pintura.

Sobre los murales, que ya están finalizados, ha indicado que el artista, como paso inicial, ha garabateado los muros y que se han empleado programas de pintura con el fin de trazar las líneas del dibujo para luego añadir los colores con aerógrafos o brocha.

La temática de la obra, que «se ha ido modificando mediante el diálogo con los vecinos y con el Ayuntamiento», tiene al mar «como la base de Marbella» y especies y escenas vinculadas a él, como un barco pesquero, la Torre de El Cable, el cormorán o un banco de atunes, ha indicado el autor de los murales.