El colectivo sociocultural Marbella Activa alerta de los problemas de conservación de los ríos Verde, Guadaiza, Guadalmina y Real, calificados como Zonas de Especial Conservación (ZEC) de la Red Natura 2000 de la Unión Europea, ante la basura de origen doméstico y agrícola, escombros, vertidos, fugas de aguas residuales, restos de poda y proliferación de especies invasoras que acumulan sus cuencas.

El colectivo destaca que los cuatro cauces presentan un estado de conservación «excepcional» en sus cursos por las sierras hasta que, pasado el piedemonte, se adentran en el último tramo del curso bajo. «En la llanura costera, donde las actividades humanas de la Costa del Sol se intensifican, favorecen problemas de conservación relacionados directamente con el concepto de ‘basuraleza’», señala Marbella Activa.

El colectivo pondrá en marcha un análisis integral para detallar el grado de conservación de las ZEC en el término municipal y recabar datos sobre la cantidad, composición, comportamiento, impacto y áreas de acumulación de los vertidos y residuos.

Un biólogo y experto en la materia trabajará en las cuatro ZEC hasta sus desembocaduras para registrar las incidencias relacionadas con los vertidos y la presencia y distribución de especies invasoras.

Se recogerán también muestras de agua en las zonas de fugas y vertidos que serán analizadas en laboratorios.

La segunda fase de la iniciativa ‘Análisis integral de los ríos ZEC de Marbella’, seleccionada en el Proyecto Libera de ámbito nacional para el apadrinamiento de espacios naturales y dotado con 1.500 euros, contempla medidas de conservación de los ríos, de participación ciudadana y de concienciación sobre el valor de los cuatro ríos que, a su paso por el municipio, suman 17,56 kilómetros de longitud y cerca de cien hectáreas de cauce protegido. Gran parte de las áreas que ocupan, apunta el colectivo, corresponden a zonas despobladas de alto valor ecológico.

Los cuatro ríos recibieron la catalogación de zonas de especial protección debido a las poblaciones estables de nutrias que se encuentran en sus cuencas y por contar con especies de flora protegidas al encontrarse en peligro de extinción en el resto de Andalucía y de España.

Integrantes de Marbella Activa denunciaron hace un año la destrucción del bosque de ribera de la cuenca del río Guadaiza durante unas actuaciones de desbroce que había impulsado el Ayuntamiento.

Criticaron, entre otros aspectos, que el uso de maquinaria pesada para homogeneizar el cauce del río provocó la eliminación de vegetación, entre ella, la de un tipo de sauce poco frecuente en España.