Arroces ‘a la llauna’ o sopas frías para los mediodías de verano y el clásico solomillo Rossini o un menú degustación de ocho pases para las cenas. Así es la propuesta que ha preparado el cocinero malagueño Diego del Río para el verano del restaurante Boho Club, del que es chef ejecutivo desde hace tres temporadas.

El arroz negro con gambas y rape, el de verduras o el de presa ibérica y alcachofas convivirán con sopas frías y platos más ligeros a la parrilla, que funcionará a pleno rendimiento para disponer de una amplia variedad de carnes de calidad, como el solomillo, el entrecôte y el chuletón de Angus.

En cuanto a los pescados, la lonja marcará la oferta cada día.

Del Río adapta algunos bocados ya significativos en su cocina como las gyozas de bogavante, ahora encevichadas con aguacate, maíz y boniato.

Por la noche, la oferta gastronómica se completa con nuevos entrantes, como la sopa fría de naranja, zanahoria y comino con vieira; platos vegetarianos como la coliflor con curry rojo, humus de almendra y coco; e incluso platos veganos como el repollo asado con crème fraîch, hierbas y maíz frito.

La bodega de Boho acuña más de 300 referencias nacionales y extranjeras, donde vinos y espumosos conviven con la cuveé exclusiva, elaborada con identidad propia por las bodegas Jorge Ordóñez.

En el apartado nacional, el sumiller de Boho Club, Richard Mena, ha seleccionado personalmente las referencias con las mejores puntuaciones Parker, como Pingus, Pesus o Las Beatas.

La selección internacional está protagonizada por Grand Cru y vinos de la zona de Burdeos.