El centro urbano de Marbella, una de las zonas de mayor afluencia de vecinos y turistas, cuenta ya con 39 cámaras de videovigilancia.

Los dispositivos, que forman parte de la segunda fase del proyecto para instalar en el término municipal monitores con los que los agentes de la Policía Local y Nacional mejorarán las labores de seguridad, se han instalado en las plazas de Los Naranjos, de las Ranas, Monseñor Rodrigo Bocanegra, Caridad, África, Manuel Cantos y José Palomo; y las avenidas Ricardo Soriano, Severo Ochoa, Miguel Cano y Ramón y Cajal.

Los monitores de videovigilancia, que se complementan con nueve dispositivos de lectura de matrículas de vehículos, se han colocado también en el arco de entrada a Marbella; las calles Trinidad, Ortiz Molinillo, Virgen de los Dolores, Ancha, Caballeros, Pedraza, Alameda, Huerta Chica, Peral, Alameda Sur y Norte y en los aparcamientos del Puerto Deportivo.

Las 39 cámaras se suman a las 85 que se ubicaron en la primera fase del proyecto, impulsado en 2016, en puntos del Puerto Deportivo Virgen del Carmen, el Paseo Marítimo y dos zonas de aparcamiento en Marbella y Las Chapas.

Para desarrollar la segunda fase del proyecto de videovigilancia, que ha contado con una inversión de un millón de euros aportados en su mayor parte por la Unión Europea, se han desplegado 12,5 kilómetros de fibra óptica para cámaras de última generación, que se suman a los cerca de siete de la primera fase del programa.

«Este sistema se posiciona como una herramienta esencial para la actuación eficaz de los agentes en incidentes, gracias a que las imágenes nos llegan en tiempo real, por lo que podemos reducir costes y tiempo a la hora de actuar en cualquier situación de emergencia», señaló ayer el jefe de la Policía Local, Javier Martín.

«La videovigilancia se constituye como un importante elemento disuasorio de actos delictivos y también de prevención», agregó el comisario de la Policía Nacional, Enrique Lamelas.

La alcaldesa, Ángeles Muñoz, señaló que «este proyecto mejorará la sensación de seguridad ciudadana y vial, minimizando el número de incidentes, atascos y delitos contra la seguridad colectiva».

El Consistorio ejecuta en la actualidad la tercera fase del proyecto, que supondrá instalar 36 cámaras, entre monitores de videovigilancia, de seguridad y de lectura de matrículas de vehículos, en diferentes emplazamientos de San Pedro Alcántara. El Ayuntamiento ha invertido cerca de cinco millones de euros en inversiones relacionadas con la seguridad en el término municipal.