El dispositivo especial de seguridad de Marbella de julio y agosto contará con un refuerzo de efectivos y con el apoyo de medios técnicos, como las 133 cámaras de videovigilancia desplegadas por diferentes emplazamientos del término municipio o la unidad de drones con cámara térmica para realizar labores de vigilancia preventiva por las noches.

Los agentes de la Policía Local realizarán durante esta temporada alta 22.000 horas extra, mientras que la Policía Nacional se reforzará con 43 alumnos en prácticas que permitirán reforzar las unidades de investigación y de seguridad ciudadana.

Además, se pone en marcha por primera vez una unidad de intervención con efectivos uniformados de forma diferente y que cuentan con una serie de herramientas nuevas para trabajar en controles o cierre de establecimientos. Puerto Banús, uno de los emplazamientos de mayor afluencia de turistas y de conflictividad en verano, será una «prioridad» para los agentes de policía, según manifestó ayer el delegado de Seguridad Ciudadana, José Eduardo Díaz.

El comisario de la Policía Nacional en Marbella, Enrique Lamelas, aseguró que «nuestro objetivo es incrementar los servicios para que haya el mayor número posible de zetas en la calle».

Para el jefe de la Policía Local de Marbella, Javier Martín, la población «se multiplica exponencialmente durante los meses de verano en el municipio, lo que supone que todos los operativos policiales estén al cien por cien para poder dar servicio a todas las necesidades que nos requieren los ciudadanos».