El proyecto que impulsa el Gobierno central para devolver a la legalidad tramos del paseo marítimo que el Ayuntamiento de Marbella, gestionado entonces por el GIL, construyó de forma irregular en la década de los noventa ha dividido este viernes, en el pleno de septiembre, a la Corporación municipal.

El Gobierno local, del PP, y Cs han aprobado una moción en la que la alcaldesa, Ángeles Muñoz, pide al Ministerio de Transición Ecológica que pare las actuaciones, al entender que supondrán la demolición de parte de la infraestructura, una de las más importantes para la economía local.

La regidora reclama también al Gobierno central que declare de interés público un espacio «consolidado que supone uno de los grandes atractivos de la ciudad».

Muñoz ha anunciado que el Ayuntamiento ha solicitado a Gobierno y Junta de Andalucía que ceda al Ayuntamiento la concesión administrativa del paseo marítimo y así evitar la ejecución del proyecto.

«El interés público es obvio simplemente por la antigüedad del paseo marítimo. Hay otros supuestos similares al de Marbella en municipios vecinos donde no se cuestiona la legalidad ni se ha planteado ninguna demolición», ha señalado la regidora.

Muñoz ha pedido también al ministerio que dirige Teresa Ribera que resuelva las alegaciones que el Consistorio presentó contra el proyecto hace un año.

El concejal socialista José Bernal ha asegurado que las actuaciones contemplan el retranqueo pero no la demolición de los tramos de paseo marítimo que el GIL construyó de forma ilegal y que el Gobierno de Mariano Rajoy elaboró un proyecto similar.

«El proyecto habla de nuevo paseo marítimo y de devolver a Marbella lo que es suyo. No habla de expropiaciones, sino de negociar con los propietarios con intereses en los dominios públicos para buscar una solución», ha agregado.

Según Bernal, Muñoz busca estrategias para parar el proyecto y evitar que «sea un Gobierno del PSOE el que construya los espigones en Marbella y San Pedro y devuelva la legalidad al paseo marítimo».

El edil de OSP Rafael Piña ha señalado que el proyecto recoge retranquear parte de los tramos de albero del paseo marítimo y que las actuaciones no afectarán al tramo de infraestructura construida en mármol, que discurre por el centro urbano.

Piña ha subrayado que la obra supondrá mejorar el saneamiento integral, lo que evitará que las alcantarillas viertan agua al mar en las épocas de fuertes temporales.

«Cuando uno escucha lo que dice Muñoz y luego lee el proyecto, se pregunta si está en Marbella o en Marte», ha apuntado. 

Cs ha apoyado la moción, pero su concejala, María García, no ha intervenido en el debate del punto.