El Hospital Costa del Sol está al límite de su capacidad. Así lo advierte el propio centro en un informe justificativo sobre la necesidad de la contratación de suministro, instalación y puesta en marcha de un quirófano híbrido para la ampliación del hospital. La reducida capacidad de este centro, traslada el mismo, se hace más grave en las épocas de alta frecuentación.

«Fruto de la paralización de su ampliación desde hace más de 10 años -con anteriores gobiernos-, existe una necesidad de incrementar el espacio físico para descongestionar algunas áreas asistenciales», esgrime la Consejería de Salud y Familias en la memoria justificativa de este contrato. Además, «el hospital presenta un déficit de cartera de servicios que hace que los ciudadanos de la Costa del Sol Occidental tengan que desplazarse a Málaga para realizar procedimientos que deberían estar disponibles en el Hospital Costa del Sol desde hace años».

Asimismo, el bloque quirúrgico también presenta un «déficit» estructural y de equipamiento. El número actual de quirófanos, señalan en este escrito, es insuficiente para la demanda quirúrgica, a pesar de funcionar en jornadas de mañana y tarde para dar cobertura a la demanda programada.

Por todo ello, el Hospital Costa del Sol justifica la ampliación del hospital de «forma inmediata y urgente», para dar solución a la «reducida capacidad estructural» de este centro. Sin embargo, la arquitectura actual dificulta esta misión. En el área quirúrgica, por ejemplo, no se pueden anexionar otras zonas debido a pasillos y salidas de emergencia del edificio, que lo impiden. Por lo tanto, «es imprescindible abordar un nuevo Bloque Quirúrgico en la ampliación», reza esta memoria.

Para proceder a este fin, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha sacado a concurso la contratación de suministro, instalación y puesta en funcionamiento de un quirófano híbrido para la ampliación del Hospital Costa del Sol -unas obras que ya se están ejecutando, con una inversión de 75 millones de euros-. Con un presupuesto de licitación de 1.698.527 euros, la contratación de estos servicios estará financiada con fondos REACT EU.

El equipamiento a contratar consta de un sistema de imagen de radiología intervencionista con el equipamiento y accesorios necesarios para la realización de procedimientos híbridos en el bloque quirúrgico. Así, la memoria de esta contratación deberá recoger toda la información relativa a los trabajos de adaptación de servicios e infraestructuras necesarias de adecuación de espacios para la instalación de los equipos solicitados.

Ampliación y adaptación

Dadas las dificultades técnicas y estructurales, el contrato deberá constar de una memoria de preinstalaciones y adaptaciones necesarias para garantizar la correcta instalación del equipamiento.

Además de asegurar la adaptación del espacio, los equipos ofertados deberán suministrarse con todos aquellos dispositivos o elementos de interconexión, accesorios de anclaje o fijación necesarios para un total y correcto funcionamiento y la obtención de los correspondientes permisos y autorizaciones requeridos por la legislación vigente.

La instalación y puesta en funcionamiento se realizará de forma coordinada con el centro destinatario y en presencia del personal del servicio al que irá dirigido, así como los servicios de Electromedicina y Mantenimiento. Para garantizar la coordinación de los diferentes elementos, a nivel técnico y funcional, el contrato no será dividido en lotes.

De este modo, una única empresa se ocupará de la correcta ejecución del contrato, para lo que la comisión evaluadora ha dispuesto una valoración interna para cada uno de los elementos del contrato, de forma que se repartirán 44 puntos de manera proporcional para la elección de la oferta con mejor relación calidad-precio.

El procedimiento se encuentra abierto y todas las empresas interesadas podrán presentar su proposición. El inicio del contrato será dentro de los 30 días naturales siguientes a su formalización, por lo que la fecha de inicio será indicada en el mismo.