El Ayuntamiento de Marbella proyecta un espigón en forma de Y con una longitud de 50 metros en su brazo central y de 60 y 70 metros en los laterales y el aporte de cerca de 10.500 metros cúbicos de arena para estabilizar la playa de La Venus, ubicada en el centro urbano y una de las del municipio que más sufre los efectos de los temporales.

El Consistorio presentará la propuesta elaborada por la firma malagueña Andaluza de Costas y Puertos Consultoría S.L. ante la Junta de Andalucía y el Gobierno central para obtener los permisos con los que licitar las actuaciones, cuya inversión rondará los 1,6 millones de euros; y los informes medioambientales. El dique contará con 11.000 metros cúbicos de envergadura, no será transitable y emergerá 1,5 metros por encima del nivel del mar; y los aportes de arena procederán de excedente de áreas adyacentes.

«Se ha optado por una solución técnicamente factible y sostenible para estabilizar la playa y aumentar su grado de defensa frente a los temporales», ha señalado este martes el ingeniero de la firma malagueña, Pablo Cabrera, que ha presentado el proyecto en un encuentro con la alcaldesa, Ángeles Muñoz; y representantes de asociaciones empresariales de la provincia, entre los que se encontraba el presidente de Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol, José Luque.

Según el técnico, los trámites para licitar el proyecto durarán unos dos años, por lo que las obras comenzarían a partir de 2025.

La regidora ha destacado que «nos comprometimos en sacar adelante esta actuación porque es una zona emblemática de la ciudad que viene sufriendo una degradación temporal tras temporal».

Las actuaciones para regenerar el litoral de La Venus, ubicada entre los puertos Deportivo y de La Bajadilla, quedaron fuera del proyecto de estabilización que tramita el Gobierno central después de que los técnicos hallarán en la desembocadura de un arroyo en la playa ejemplares de una especie de lapa en peligro de extinción que cuenta con un alto nivel de protección. Desaparecidos los ejemplares, el Consistorio asumió la gestión de las actuaciones para completar los proyectos que impulsa el Gobierno de España.

La presentación del proyecto se produce a cinco meses de las elecciones municipales y en plena polémica entre Ayuntamiento y Gobierno central por las actuaciones que impulsa éste ultimo para regenerar las playas de Marbella y San Pedro, cuya inversión conjunta rondará los 15 millones; y para devolver a la legalidad tramos del paseo marítimo de Marbella que el Consistorio, entonces gestionado por el GIL, construyó de forma irregular a inicios de la década de los noventa.