Kiosco

La Opinión de Málaga

Miguel Ferrary

Tribuna

Miguel Ferrary

Jefe de sección de la edición digital

El PP gana sobre sus previsiones

Las victorias tienen una base sólida y las derrotas muchos agujeros. Si hubiera que mirar a las causas de la victoria del PP en Andalucía, los resultados en Málaga ocupan una de las olas que han aupado a Juanma Moreno a una mayoría absoluta que rompe todas las previsiones de las encuestas. El esperado voto oculto del PSOE no ha aparecido y lo que se ha vivido es una caída estrepitosa de Ciudadanos, con un trasvase casi completo al PP, mientras que VOX se ha visto con una subida mínima, casi ridícula respecto a sus previsiones. Apenas 6.500 votos más. Macarena Olona no ha funcionado, ni la campaña que ha planteado su partido, errática, sin contenido y basada en lemas cada vez más vacíos.

En estas circunstancias ha aparecido un PP que ha arrasado en Málaga. Ha logrado casi el 47% de los votos y 161.000 votos más que en las anteriores elecciones andaluzas. Eso se ha traducido en 10 de los 17 escaños en juego. Me parece que Fran Oblaré y Caetana Toledo, en los puestos 9 y 10 de la lista del PP, no tenían en sus planes mudarse a Sevilla. Ahora, sí.

El PP ha seguido con la línea que Elías Bendodo lleva aplicando en Málaga y que, este 19 de junio, ha tenido su máxima expresión: reforzar la presencia en el litoral de Málaga -que se ha convertido en todo un granero de votos­ y laminar, poco a poco, la hegemonía que mantenía el PSOE en el interior, reduciendo su base de votantes fieles. Estas dos líneas de trabajo son las mismas que ha exportado al resto de Andalucía y que han logrado que el PP gane en todas las provincias andaluzas de forma clara, incluso en muchos municipios del interior donde la victoria del PSOE se daba por descontado. Ya no.

Compartir el artículo

stats