Parece una utopía: consultar nuestra nómina y descubrir que hemos cobrado de más. Imagina ver una cuantía que, pese a saber que no te corresponde, te puede solucionar la vida durante bastante tiempo.

Esto es lo que le sucedió a un trabajador del Consorcio Industrial de Alimentos de Chile, una de las más importantes empresas de productos cárnicos del país. El hombre cobró, por error, su sueldo multiplicado por 330 veces y, a fecha de hoy, no se sabe nada sobre su paradero.

Un error humano que te cambia la vida

Todo apunta a que un error humano hizo que su nómina mensual aumentara de manera estratosférica y, pese a la insistencia de que devolviera la cuantía excedente, no hay constancia de que el trabajador haya realizado ningún movimiento en este concepto. 

Al cambio, el trabajador chileno cobraba 515 euros. Pero, de manera insólita, recibió la friolera de 170 507 euros. El trabajador reportó el error en el pago de su nómina, hecho ante el cual fue instado a devolver la cantidad ingresada por error. Este se comprometió a reembolsar la cantidad, pero no solo no lo ha hecho, sino que está en paradero desconocido.

Fuera de las bromas y las risas que pueda ocasionar esta, cuanto menos, extravagante noticia, el trabajador puede ser culpado por un supuesto delito de apropiación indebida. Desde la última reunión entre ambas partes, la empresa no ha podido ponerse en contacto con el trabajador. Tan solo han hablado a través de una llamada telefónica en la que este sostuvo que "se había quedado dormido y no había podido ni acudir al banco ni ir a su puesto de trabajo". Posteriormente, y mediante notificación de un bufete de abogados, el empleado comunicó a la empresa que renunciaba al trabajo.

Hasta hoy, lo que sabemos es que la empresa ha emprendido las acciones legales pertinentes, acusando al trabajador de un delito de apropiación indebida, alegando que fue informado de que el dinero no le pertenecía y que, pese a habérsele instado a devolverlo, no lo hizo. Estaremos pendientes al resultado de este inverosímil galimatías.