La Dirección General de Tráfico ha publicado los resultados de su última campaña de control de distracciones: un dispositivo de controles preventivos instalado entre el 7 y el 13 de septiembre en varias carreteras que se ha saldado con la denuncia de más de 1.800 conductores que además de con distracción "conducían bajos los efectos del alcohol y las drogas".

Esta última campaña de vigilancia ha constatado que los conductores siguen utilizando el teléfono móvil cuando están al volante, a pesar de que esta infracción ha aumentado, desde el 21 de marzo, de 3 a 6 puntos perdidos en el carné de conducir: el 33,6% de las denuncias fueron por sujetar el móvil con la mano, 2.300 de las 6.854 denuncias que fueron interpuestas en total, según la Dirección General de Tráfico.

En total, los agentes de tráfico de la Guardia Civil en colaboración con los policías locales municipales han controlado a 414.659 vehículos a lo largo de toda la semana que ha durado la campaña.

Así graba la DGT a los conductores que miran el móvil al volante

La Dirección General de Tráfico ha hecho público a través de sus redes sociales cómo registra el radar a las personas que consultan el teléfono móvil mientras están conduciendo, unos vídeos que van acompañados de los resultados de la campaña de vigilancia para evitar distracciones al volante.

Más infracciones al volante

Entre las denuncias de la Guardia Civil durante la campaña, además del uso del teléfono móvil, también se han registrado otras distracciones como abrocharse el cinturón mientras se conduce (581 denuncias) o utilizar cascos o auriculares conectados a aparatos reproductores (337 denuncias).