La empresaria Esther Aranda nos recibe en uno de sus restaurantes, María Tertulia, para hablar de una de las novedades que han marcado este verano de 2021, el nuevo vino blanco malagueño Chinitas.

Un vino que representa la pasión por el sur, de tal forma que cuando llega a manos de cualquier persona, puede impregnarse del arte de Andalucía a través de una copa de vino. Con este blanco suave abocado se ha querido nutrir el mundo del vino y aportar una renovada e innovadora visión de los vinos con Denominación de Origen Málaga.

Creado para los que disfrutan la vida, Chinitas representa la brisa del mar o un paseo por las calles de Marbella y es una vuelta a los orígenes donde lo realmente importante era sencillamente disfrutar.

¿Cómo definiría Chinitas?

Un vino espectacular que marida con todo, refrescante, dulce, un vino que siempre apetece.

¿Con qué platos de sus favoritos de María Tertulia recomendaría maridar Chinitas?

Con todos. Incluso como aperitivo o para tomarlo con un postre para terminar.

Para un restaurante tan innovador como María Tertulia ¿qué ha supuesto ser de los primeros restaurantes en Málaga que incorporan a su carta Chinitas?

Pues nos ha hecho mucha ilusión, estamos muy agradecidos por la oportunidad de tenerlo en nuestro negocio, una de las razones es porque es un vino de la tierra y apostamos por los productos nuestros siempre.

Y a los clientes, ¿qué les parece?

Todo el mundo lo acepta súper bien, se sorprenden de hecho y muchos dicen que no han probado nada igual.

¿Porqué cree que es importante dar apoyo a los vinos de Málaga?

Porque entre nosotros siempre, siempre tenemos que apoyarnos y ¿cómo no apoyar a un producto tan rico y con tan buena aceptación por todos?

¿Qué tal está evolucionando el verano con la actual situación?

Con altibajos, pero después de todo, agradecidos de que podamos tener nuestras puertas abiertas. No está siendo un momento fácil para la hostelería pero hay que ser positivos siempre.