Kiosco

La Opinión de Málaga

Toros

Fortes vuelve a mostrar el lado más duro del toreo al ser cogido en La Malagueta

Cuando la plaza disfrutaba del torero malagueño, que venía a por todas, éste resultó prendido dramáticamente y fue hospitalizado

38

Jiménez Fortes, inconsciente tras la cogida, es conducido a la enfermería de La Malagueta. Álex Zea

¡Qué bonito es ver la plaza de toros de La Malagueta llena! Quedaron unas pocas entradas en las taquillas, pero el aspecto general del coso era fabuloso. Era uno de los carteles más esperados, y la respuesta de la afición pone de manifiesto que nos encontramos ante un espectáculo más que vivo.

Cerrando un paréntesis provocado por lesiones y la pandemia, tras el paseíllo se procedía a la entrega del Estoque de Plata – Trofeo Antonio Ordóñez con el que la Diputación de Málaga había premiado a Fortes como triunfador de la lejana feria de 2018.

Momento en que Fortes es prendido por el toro. Álex Zea

Pero el toreo es un arte sin guión. Otra vez, la mala suerte se cebe con el torero malagueño. Cuando todo volvía a su sitio, cuando su plaza disfrutaba de su torería, resultaba prendido dramáticamente. Se vivieron momentos angustiosos cuando, a la salida de un pase de pecho con una rodilla en tierra, era cogido por el fajín y, en la caída, quedaba inconsciente en el ruedo. Trasladado a la enfermería, la incertidumbre era máxima. Mucha preocupación por las noticias que llegaban desde la enfermería, en un principio muy confusas. La primera comunicación oficial por parte de la empresa señalaba una posible fractura en el pómulo a falta de estudio radiológico; siendo trasladado al hospital. Este hecho condicionó el resto del festejo, envuelto en un clima de frialdad absoluta

Antes de eso, el torero malagueño ya había mostrado que venía a por todas con un buen quite por chicuelinas en el de Talavante; y en el suyo estuvo variado con el capote, desde un recibo con una rodilla en tierra. Muy buenas fueron las chicuelinas al paso con las que llevó al toro al caballo. Tras brindar al público, se quedó en los medios para dejárselo venir. No le importó el viento, que plegaba la muleta como si fuera una bandera. Siempre en el sitio, echando la pata adelante, dejó recuerdos importantes como unos derechazos de un temple infinito.

Plaza de toros de La Malagueta - Cuarta de abono -

Se lidiaron toros de Núñez del Cuvillo. Desigual de presentación y descastada en su conjunto.

  • Morante de la Puebla: media estocada atravesada y 4 descabellos (silencio) y pinchazo (bronca).
  • Alejandro Talavante: estocada (ovación), media estocada (silencio) y pinchazo y cuatro descabellos (silencio).
  • Fortes: cogido en su primero.

La plaza registró un lleno en tarde ventosa.


El festejo ya no comenzó bien. Más bien lo hizo francamente mal, con un toro ‘regordío’ que salía por los chiqueros sin poder con su alma. Los 592 kilos pesaban demasiado para la caja de un toro bajo. El espectáculo de ver rodar por el suelo a un animal que se supone debía ser un atleta no es favorecedor. Defendiéndose cada vez más, y poniendo en apuros a los banderilleros, estaba claro que la decisión de mantenerlo en el ruedo iba a suponer que la primera página de este libro quedara en blanco.

Morante, con el capote. Álex Zea

No escribió más Morante en su segundo. Apenas un par de verónicas jaleadas por quien quiso ver más de lo que hubo, al igual que la media de remate. Ya con la muleta, volvimos a la realidad. Un toro manso al que no quiso ver provocó el enfado del público. A las primeras de cambio tomó las de Villadiego para finiquitarlo de malas maneras y, aún así, echarse la mano a la oreja para escuchar la sonora bronca que le tributaba la parroquia. Una falta de respeto inadmisible para un figurón del toreo que ayer actuó con soberbia.

Tuvo contenido la primera faena de Alejandro Talavante, un torero muy del gusto de Málaga que volvía tras su retirada. Quiso domar la brusquedad del astado con un inicio de trasteo por bajo antes de sacárselo para los medios. Ahí apareció un enemigo inesperado: el viento. Las rachas de Eolo dejaban al descubierto al matador, que tuvo que resguardarse en unos terrenos más próximos a tablas en los que el burel ayudaba menos. Pese a todos, brotaron dos excelentes tandas de derechazos con sabor y, sobre todo, mucha profundidad. No fue una faena rotunda, pero por un instante nos recordó al torero que fue en sus mejores tiempos. Tras una estocada completa, se le solicitó una oreja que no fue concedida; saludando una fuerte ovación.

Talavante reaparecía en La Malagueta. Álex Zea

Con la tarde a la deriva, y una vez comprobada la imposibilidad de que Fortes estoqueara al sexto del paupérrimo encierro de Núñez del Cuvillo, Alejandro Talavante tuvo que estoquear de forma continua a los dos últimos de la tarde. La falta de casta de los toros, y la falta de disposición del espada, completaron el desastre de una tarde para olvidar.

Así es la crueldad de esta Fiesta en la que todo es real, en la que partíamos con la ilusión de vivir un excelso espectáculo, y en el que salíamos con el alma en un puño por ver caído al ídolo local. La historia continúa. Esta tarde volverán a sonar los clarines, y en cuanto esté recuperado, podremos volver a disfrutar de la pureza del toreo, la verdad más absoluta, en el ejemplo de Saúl Jiménez Fortes.

Roca Rey, el esperado, con Cayetano y Pablo Aguado en el cartel


Esta tarde completamos el abono de la Feria de Málaga con la tercera y última de las corridas de a pie, para la que se cuenta con un cartel de lujo en el que sobresale la participación del diestro peruano Andrés Roca Rey, el diestro con más tirón taquillero del momento y que cuenta con numerosos partidarios sobre todo entre los aficionados más jóvenes.

Se espera, por tanto, la mejor entrada de toda la feria en los tendidos de La Malagueta, para presenciar la lidia de seis astados de la ganadería de Daniel Ruiz por una terna completada por Cayetano Rivera y Pablo Aguado.

Sin embargo, el final del abono no significa el fin de la Feria Taurina 2022, que desde el jueves abrirá un nuevo capítulo con la disputa del XV Certamen Internacional de Escuelas Taurinas de La Malagueta, compuesto por tres semifinales y una gran final programada para el domingo 21 de agosto.


Gestos de preocupación en el callejón, tras la cogida de Fortes. Álex Zea

Compartir el artículo

stats