¿Qué queda de la película italiano original en este remake?

Sólo el concepto de base: el policía infiltrado en un grupo de música, encerrado en otra cultura. Fuimos muy obsesivos para contar bien Andalucía, meterte en una cultura tan original y viva como la gaditana, con su propia jerga y la forma en la que fluye, fue lo más interesante.

¿Cómo fue el trabajo a cuatro manos con Josep Gatell?

Muy bien. Josep y yo tenemos sistemas de trabajo muy en conjunto y nos funciona muy bien. Para nosotros, la mezcla de drama, comedia y acción para nosotros era de vital importancia, pero también el tema, los prejuicios, las etiquetas que señalan y marcan a la gente. Creemos que la película tiene una transición de personajes poco habitual en las comedias al uso. Hemos cuidado mucho a los personajes.

¿Mediaset les facilitó el trabajo de escritura o les impuso condiciones?

Ellos siempre quieren más espectáculo, más entretenimiento, más luz y eso también a nosotros nos exige más pero entendieron muy bien el proyecto desde el principio y trabajamos con mucha libertad.

¿Está pasando su mejor momento profesional?

Creo que sí. He escrito la siguiente película de Tadeo Jones, también falta por estrenarse la segunda temporada de Vida perfecta, otro proyecto con Mediaset que empieza a rodarse este verano y más cosas de las que no puedo hablar. No puedo quejarme.