La Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible del Parlamento andaluz aprobó ayer, con los votos a favor de PSOE y Vox, la proposición no de ley de Adelante Andalucía en la que insta a la Junta a rectificar la ubicación para la depuradora Norte de Málaga, prevista en la Vega de Mestanza.

El parlamentario andaluz de Adelante Andalucía Guzmán Ahumada defendió que al ser «uno de los proyectos más importantes» se debe ejecutar bien: el objetivo es pedir que se rectifique para acertar», aseguró. «Una obra con un presupuesto de 140 millones de euros no puede empezar con problemas técnicos, medioambientales y económicos», y apuntó que «se va a quedar pequeña sólo con el crecimiento de población durante su ejecución».

Ahumada añadió que la instalación «arrasaría con 25.000 cítricos, la economía importante de esa zona» y que del presupuesto se dedican 100 millones a un dique para elevar la estructura, «que lleva un tiempo de construcción valiosísimo y un sobrecoste que se puede salvar con otras alternativas, como ampliar la actual depuradora, buscar otra ubicación o por la propuesta de este grupo: la construcción de pequeñas depuradoras en cada núcleo urbano que es más sostenible», explicó Ahumada, quien dijo ser consciente de los costes por no depurar agua.

El parlamentario socialista Javier Carnero aseguró que con el apoyo de su grupo «estamos rectificando», y que cuando se aprobó no había oposición vecinal. Y añadió que «fue el Ayuntamiento de Málaga el que buscó la ubicación que en nada le afectaba».

El portavoz del PP, José Ramón Carmona, recordó que el río Guadalhorce está «lleno de porquería que nos lleva a beber agua contaminada y cuando viene la gente a bañarse en nuestras playas se encuentra nata, que es mierda blanca proveniente de esos ríos contaminados», señalando que se han arrojado «1.757 piscinas olímpicas de aguas fecales cada año».

Carmona entiende a los vecinos pero recordó el tiempo que se lleva tramitando el proyecto, que tenía el acuerdo de todos, incidiendo en que no ha sido este Gobierno andaluz el que ha elegido la ubicación, «solo hemos puesto el dinero para actuar».