La aprobación ayer del decreto de regulación de los VTC en la Junta de Andalucía ha ocasionado un descontento generalizado en el sector del taxi. Los conductores consideran que "no es una normativa consensuada", al contrario de lo que señaló ayer la encargada de este asunto, la consejera de Fomento Marifrán Carazo. Es por eso que el taxi andaluz se volverá a manifestar esta tarde en Sevilla. En apoyo a la misma, en el resto de provincias de la comunidad autónoma, los taxistas llevarán a cabo paros parciales.

En Málaga capital y el resto de municipios de la Costa del Sol, entre las 17.00 y las 20.00 horas, la flota se quedará a la mitad. La idea es que se sigan prestando servicios, pero que también se muestre a un sector unido, tal y como aclaran los taxistas en una nota de prensa de la Confederación de la Costa del Sol.

El presidente de dicha confederación, Miguel Ángel Martín, señaló ayer a este periódico que su objetivo es "seguir defendiendo a las familias del taxi", ante un decreto que dicen, "les ha sido impuesto", a pesar de que la administración regional sostiene que se han tenido en cuenta todas sus peticiones a excepción de dos que ocasionaban "inseguridad jurídica", la precontratación con al menos 15 minutos de antelación y la eliminación de licencias estatales de VTC.

Asimismo, el taxi andaluz ha defendido que "tomarán la vía judicial" si es necesario. Miguel Ángel Martín ha indicado en una entrevista telefónica: "Ya estamos consultando con nuestro gabinete jurídico. Si tenemos que impugnar ese decreto lo haremos".